Finanzas públicas de mercados desarrollados están en riesgo ante una próxima recesión: Fitch Ratings

289

Las finanzas públicas en varios mercados desarrollados parecen expuestas para cuando finalmente se produzca la próxima recesión, con posibles consecuencias negativas para algunas calificaciones soberanas, dijo Fitch Ratings.

El análisis de la calificadora de las principales recesiones desde 1980 arrojó su grave impacto en los déficits presupuestarios y la deuda pública como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB), que sigue siendo elevado en muchos países de Europa occidental y América del Norte, incluso con la economía mundial en su noveno año de expansión.

Fitch no está pronosticando una recesión global o de los mercados desarrollados. En su más reciente panorama económico mundial, proyecta que el PIB de los mercados desarrollados crecerá un 2,3 % en 2018, un 2 % en 2019 y un 1,7 % en 2020.

Sin embargo, dijo que habrá otra recesión en algún momento, y es cada vez más probable. El aumento de las tasas de interés de EE. UU., las guerras comerciales, los precios más altos del petróleo, el desapalancamiento de China y el estrés en algunos mercados emergentes plantean riesgos.

Fitch ha analizado 58 recesiones importantes (que implican una disminución en el PIB de al menos 2 % y una duración de al menos dos trimestres) en 22 mercados desarrollados calificados en Europa occidental y América del Norte desde 1980.

La caída media en el PIB fue de 4,4 % y hubo siete recesiones que suponen una caída del PIB de al menos el 10 %. La duración media fue de cinco trimestres y los mercados desarrollados se encontraban en los principales períodos de recesión en torno al 10% del tiempo en promedio.

El deterioro mediano en el saldo presupuestario de las administraciones públicas en estas recesiones importantes fue de 4,3 % del PIB (medido desde el año anterior al inicio de la recesión hasta su punto máximo durante la recesión o en los dos años siguientes).

Para la deuda del Gobierno, encontró que el aumento medio en estas recesiones mayores fue del 16 % del PIB (medido desde el año anterior al inicio de la recesión hasta su punto máximo en la recesión o los dos años siguientes). Once recesiones vieron un salto de más del 30 % del PIB.

Fitch proyecta que EE. UU. tendrá el mayor déficit de las administraciones públicas, con un 5 % del PIB en 2018, llegando a un 6 % en 2019.

Esto es casi el doble del siguiente nivel más alto: España con un 2,6 %.

Si el déficit de EE. UU. se ampliara por la cantidad media observada en las cuatro recesiones anteriores (3,1 %del PIB), podría superar el 9 % del PBI.

Los países con la mayor deuda de las administraciones públicas como porcentaje del PIB proyectada a fines de 2018 son Grecia (183 %), Italia (131 %), Portugal (122 %), Chipre (110 %), Bélgica (102 %) y EE. UU. (101 %).

Si se incrementara en línea con el deterioro mediano en una recesión importante en los 22 mercados desarrollados desde 1980 del 16 %, entonces la deuda pública aumentaría considerablemente a niveles incompatibles con las calificaciones actuales en muchos países.

Varios países han permitido una tendencia al alza a largo plazo de la deuda pública, que normalmente se estabiliza durante las recuperaciones económicas antes de aumentar las recesiones. Otros tienen antecedentes de reducción de deuda para crear espacio fiscal en buenos tiempos económicos.

Fitch ve una tolerancia limitada para absorber un deterioro significativo en las finanzas públicas en los niveles actuales de calificación para aquellos soberanos con una deuda pública relativamente alta o registros débiles de consolidación fiscal.

La fatiga por la austeridad, las tendencias demográficas y el creciente apoyo de los partidos políticos populistas probablemente dificultarán aún más la reducción de los déficits presupuestarios y la estabilización de la deuda pública/PIB después de la próxima recesión.