Aumentan presiones sobre calificaciones soberanas en América Latina: Fitch

Desde el segundo trimestre, surgieron presiones negativas para las calificaciones de los bonos soberanos emitidos por gobiernos de América Latina debido a una combinación de condiciones de financiamiento externo más restrictivas, dinámicas de crecimiento desafiantes y riesgos específicos del país, afirmó Fitch Ratings.

Si bien la mayoría de las calificaciones soberanas en la región permanece con perspectiva estable, hay espacio para un mayor deterioro de las calificaciones con perspectiva negativa, que con perspectivas positivas.

Dos países latinoamericanos han sido degradados, mientras que a tres revisaron a la baja sus perspectivas en los últimos dos trimestres. Nicaragua y Ecuador fueron degradados en un nivel, la perspectiva de Argentina se revisó a estable (desde Positiva) y las perspectivas de Aruba y Uruguay a negativa (desde estable).

Si bien algunos riesgos macroeconómicos, como el endurecimiento de las condiciones de financiamiento externo, afectan a muchos países de la región, también existen factores diferenciadores notables, comentó la calificadora.

Por ejemplo, aunque Fitch ha revisado a la baja sus previsiones de crecimiento del PIB real para 2018 para las economías más grandes de América Latina (Brasil, México y Argentina), el crecimiento ha estado repuntando en Chile, Colombia y Perú, reflejando en parte el aumento de los precios de los productos básicos y la mejora en la confianza de los inversores en Chile y México. En el caso de Colombia, tras las elecciones presidenciales.

“Varios países latinoamericanos, incluidos Argentina, Brasil, Costa Rica y Ecuador, también enfrentan una perspectiva fiscal y de deuda gubernamental complicada”, añadió.

Algunos de ellos están viendo restricciones en el acceso al mercado externo (Argentina y Ecuador) o interno (Costa Rica).

El acuerdo de espera con el Fondo Monetario Internacional (FMI) de Argentina respalda su perfil crediticio, luego de una dramática venta de divisas y una perspectiva de crecimiento rápidamente deteriorada a principios de año, pero dijo Fitch que los riesgos de ejecución persisten, especialmente debido a las inminentes elecciones de 2019 y la caída del índice de aprobación del presidente Mauricio Macri.

Además, las dos economías más grandes de la región están preparadas para un cambio en el liderazgo.

En Brasil, los resultados de las elecciones de la primera vuelta revelaron que Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, tiene una ventaja competitiva sobre Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores en la segunda vuelta, que se celebrará el 28 de octubre.

El partido de Bolsonaro también logró avances en el Congreso. Si bien el mercado ha reaccionado positivamente al resultado de la primera ronda, sigue habiendo incertidumbre con respecto al ritmo y el alcance de las reformas fiscales (incluida la reforma de la seguridad social) que la próxima administración puede implementar a la luz del gran déficit fiscal de Brasil y la creciente carga de la deuda y la pesada carga del gasto obligatorio.

Finalmente, la calificadora mencionó que, en México, el presupuesto de 2019, que se presentará a mediados de diciembre, proporcionará una mayor claridad sobre cómo la administración entrante de Andrés Manuel López Obrador pretende equilibrar la disciplina fiscal con sus aspiraciones de aumentar el gasto social y de capital.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias