Fitch: Nuevo presidente de Brasil enfrenta desafíos fiscales profundos

La elección presidencial de Brasil marca una transición política significativa, pero las incertidumbres continúan sobre el ritmo y la profundidad de las reformas en un momento en que el déficit y las presiones de la deuda son altas, dijo Fitch Ratings.

Precisó que profundos desafíos estructurales que están contribuyendo a un crecimiento débil, grandes déficits fiscales y el aumento de la deuda del gobierno restringirán severamente la flexibilidad política del nuevo gobierno.

Los primeros resultados indican que Bolsonaro ganó con aproximadamente el 55 % de los votos válidos emitidos, derrotando a Fernando Haddad del Partido de los Trabajadores de izquierda por un margen considerable.

El impulso para Bolsonaro también ayudó a levantar el apoyo para su Partido Social Liberal (PSL) de derecha en las elecciones al Congreso celebradas a principios de mes. El PSL obtuvo ganancias significativas, al ganar 52 escaños en la cámara baja, convirtiéndose en el segundo partido más grande en el Congreso.

Fitch también mencionó que la fuerte muestra electoral para Bolsonaro y su partido podría impulsar el capital político del nuevo gobierno y permitir la construcción de una mayoría legislativa en caso de que los partidos centristas proporcionen apoyo.

“La eficacia con la que la nueva administración puede usar el período de luna de miel para priorizar y aprobar su agenda económica sigue siendo incierta”, puntualizó.

Añadió que la capacidad del presidente electo para formar una coalición efectiva para aprobar proyectos de ley económicos clave al inicio del mandato será un indicador importante para el compromiso general y la dirección de la política económica, “y el alcance de las reformas que probablemente se aprobarán bajo su administración”.

La cohesión del equipo económico también será importante, incluidos los nombramientos en el gabinete económico y cualquier cambio en el banco central.

“Bolsonaro tuvo una agenda muy amigable para los negocios, incluida la independencia formal del banco central, las privatizaciones, la reducción de las exenciones fiscales, la simplificación fiscal, la reforma de las pensiones, el cumplimiento del límite de gastos y una consolidación fiscal más rápida”, dijo la calificadora.

Sin embargo, los detalles exactos de cómo su administración planea alcanzar estos objetivos son limitados. Las reformas estructurales para mejorar el clima de negocios, liberalizar la economía y desarrollar infraestructura probablemente serán necesarias para aumentar la tasa de crecimiento potencial de Brasil. Al mismo tiempo, la reforma de la seguridad social, además de otras medidas para controlar el gasto, probablemente será clave para la consolidación del déficit.

Una agenda de reforma de base amplia enfrenta desafíos de ejecución incluso después de la conclusión del ciclo electoral.

El Congreso sigue fragmentado a pesar del aumento en el apoyo al partido de Bolsonaro, y las reformas estructurales al sistema de pensiones y la política fiscal siguen siendo impopulares y han resultado políticamente desafiantes en el pasado. Las negociaciones políticas y la superación de los grupos de interés creados serán clave para lograr reformas materiales (sin una dilución significativa) y un ajuste fiscal duradero.

La falta de espacio fiscal, una alta tasa de desempleo y una lenta recuperación económica también limitarán las opciones de política económica al tiempo que plantean riesgos para el nuevo capital político del gobierno.

Fitch ha destacado durante mucho tiempo que, sin una reforma fiscal estructural sostenida, la dinámica de la deuda fiscal y del gobierno de Brasil empeorará.

“Una implementación de reforma débil podría socavar la confianza de los inversionistas, aumentar los costos de endeudamiento del soberano y afectar adversamente la perspectiva de crecimiento a mediano plazo”, puntualizó.

Finalmente, comentó que el déficit del gobierno de Brasil es significativamente más alto que el promedio de ‘BB’, alrededor del 8 % del PIB en 2017. Prevé que la deuda bruta del gobierno aumentará para acercarse al 80 % del PIB en 2018 y continuará aumentando en 2019-2020 debido a los déficits primarios en la línea de base.

“El crecimiento desleal sigue siendo un desafío importante para controlar el déficit y frenando una mayor expansión de la deuda pública. El crecimiento del PIB real está mejorando, pero es probable que se mantenga un poco más del 1% en 2018; prevemos que subirá a 2,2% y 2,7% en 2019 y 2020, respectivamente”, afirmó.

Fitch rebajó las calificaciones de Brasil en febrero de 2018 a ‘BB-‘ de ‘BB’ y revisó la perspectiva de calificación negativa a estable.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias