XM: A finales de 2021 e inicios de 2022, Colombia se enfrentaría a déficit de energía

497

En entrevista con Valora Analitik, Jaime Alejandro Zapata, gerente del Centro Nacional de Despacho administrado por la firma XM (filial de ISA) aseguró que el país debe planear a mediano plazo la demanda del país por las demoras del proyecto HidroItuango que se calculan en 1.200 megavatios (MV).

Para atender esa demanda, dijo, se van teniendo los recursos disponibles para que en el corto y mediano plazos se puede atender la demanda.

Sin embargo, estima que habrá déficit de energía a finales de 2021 y comienzos de 2022.

Se necesitan nuevas medidas, aseguró el experto.

Detalló que XM le ha hecho recomendaciones al Gobierno Nacional para garantizar la disponibilidad de la red energética del país.

En su concepto, Colombia debe tener todos los recursos disponibles (plantas térmicas, hidroeléctricas, no convencionales, mecanismos de respuesta de demanda) para atender la coyuntura actual.

Incluso, dijo, se propone fortalecer el sistema de importaciones de energía desde Ecuador, aunque, por ahora, esa medida no está incluida en el escenario base de XM.

Zapata reveló que este año entraron en operación los proyecto Gecelca 3 y Termonorte en fuentes convencionales de generación de energía.

Hay otras iniciativas de energías no convencionales, dijo, como el proyecto El Paso de 70 MV que entra en pruebas a finales de este año.

Con respecto a la energía eólica, el directivo de XM dijo que hacia 2023 se estima que haya 1.300 MV estimados en nuevos proyectos que ya tienen conceptos de la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme).

Con esos proyectos, estimó, hacia 2022 y 2023 hay más energías no renovables disponibles.

En su declaración, Zapata reveló que XM corre más de 100 escenarios incluyendo una demanda alta y la llegada fuerte de un fenómeno de El Niño.

Recordó que la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg) expidió una resolución para ofrecer el beneficio en el cargo por confiabilidad que contempla pagos previos a la entrada de proyectos para acelerar oferta. Si el proyecto entra en funcionamiento antes de 2022 se le entrega el beneficio al operador.

En el largo plazo la demanda sigue aumentando, proyectó, pero se puede cubrir con nuevos proyectos.

Finalmente, dijo que los proyectos de energías no convencionales representarán el 10% del total de la matriz energética después de 2023.

Compartir: