Nuevo impuesto a los tiquetes aéreos internacionales

189

Dentro de la ley de financiamiento aprobada en las últimas horas, el congresista del Centro Democrático, Carlos Meisel, propuso un nuevo impuesto para los tiquetes aéreos internacionales.

En medio de la discusión de los 112 artículos de la ponencia original, el Senado acogió la propuesta de crear un nuevo gravamen que aplicará solo para viajes internacionales desde Colombia.

De acuerdo con el articulado completo conocido por Valora Analitik, el impuesto será de US$1 para todos los pasajes cuyo recaudador será el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) con el fin de promover políticas para prevenir la explotación sexual infantil.

El artículo cita: “Los nacionales y extranjeros, residenciados o no en Colombia, que salgan del país por vía aérea, cancelarán el valor correspondiente a un dólar de los Estados Unidos de América, o su equivalente en pesos colombianos, al momento de la compra del tiquete aéreo”.

Y añade que: “Dicho recaudo estará a cargo del ICBF, y su destino será la financiación de los planes y programas de prevención y lucha contra la explotación sexual y la pornografía con menores de edad”.

Al conocer la decisión del Congreso, la International Air Transport Association (IATA) criticó la imposición de más gravámenes a la ya alta carga para los viajes en avión.

Andrés Uribe, presidente de IATA en Colombia dijo que actualmente los viajeros pagan alrededor de $300 mil en impuestos, siendo uno de los países menos competitivos en esa materia.

Advirtió que “este impuesto es contrario a los estándares de la Organización de Aviación Civil Internacional, OACI, organismo del cual Colombia es miembro, que se opone a la imposición de impuestos al transporte aéreo que no estén directamente relacionados con esta actividad”.

De acuerdo con un ránking del Foro Económico Mundial, Colombia ocupa el puesto 136 entre las 140 naciones con la carga impositiva más alta para viajes externos.

En la decisión del Congreso en la ley de financiamiento no quedó claro cómo funcionará el nuevo impuesto y su reglamentación quedó en manos del Gobierno lo cual podría tardar un par de meses.

Una fuente de la IATA dijo a Valora Analitik que queda por definir si el impuesto será retroactivo para quienes ya compraron pasajes antes del 31 de diciembre de 2018 y viajan en el 2019.

Además, dijo la fuente, tampoco se aclara cómo funcionará el sistema de recaudo que representará más gestión para las aerolíneas, así como cambiar los sistemas globales de reservas para que se acoja el nuevo impuesto. “Eso generará mayores costos”, aseguró.

Se van a evaluar acciones legales de parte de los afectados, pero el gremio está a la espera de las definiciones del tema por parte del Gobierno.