Inflación de México en 2018 cerró en 4,83 %

 

La inflación de México cerró en 2018 en 4,83 % año a año, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El consenso esperaba 3,89 %. De esa forma, es un desarrollo positivo que contrasta con una tendencia decepcionante en varios meses del año.

Aun así, la inflación se aceleró mes a mes, desde el 4,72 % a/a publicado en noviembre. Esta aceleración se explica completamente por los precios agrícolas y, más particularmente, por el desempeño de las frutas y las verduras.

La inflación agrícola alcanzó 7,06 % a/a en diciembre, por encima del 4,78 % a/a publicado en noviembre y del 2,43 % a/a registrado en octubre.

Es probable que esta aceleración continúe a principios de 2019, aumentando la inflación transitoriamente.

En el lado positivo, la inflación de la energía continuó disminuyendo en diciembre, alcanzando un 11,62 % a/a, disminuyendo enormemente desde el 19,20 % a/a publicado en septiembre.

Es probable que esta desaceleración continúe y se fortalezca en 2019, ya que el Gobierno prometió congelar los precios de la energía, aumentando los precios de los combustibles y la electricidad solo en línea con la inflación.

CEEMarketWatch sigue advirtiendo que esta política es preocupante, arriesgándonos a la posición fiscal del país si se produjeran graves crisis; sin embargo, esta política debería tener un impacto significativo en la inflación desde enero.

La inflación subyacente se desaceleró a 3,68 % a/a en diciembre, lo que arrojó el mejor resultado del cuarto trimestre.

Este movimiento hacia el objetivo de fin de año de 3 % del Banco de México (Banxico) viene como un desarrollo positivo que continúa mostrando que la inflación subyacente mantiene un ritmo saludable, a pesar de la presión al alza de los precios de la energía y la agricultura.

En general, la inflación cerró en 2018 lejos del objetivo de fin de año del 3 % del banco central, como se esperaba, dada la presión al alza significativa de los precios de la energía.

Es probable que la inflación también se mantenga por encima de este objetivo en 2019. No obstante, se espera la convergencia para 2020, a medida que los choques únicos se desvanezcan.

De hecho, esto dependerá de la estabilidad de varios otros factores, incluida la moneda, que probablemente se debilite si la administración continúa haciendo anuncios económicos erróneos.

Sin embargo, las condiciones parecen establecidas para que la inflación disminuya significativamente durante 2019.

Aun así, es probable que el banco central aumente su tasa de política en el primer semestre de 2019, en nuestra opinión, consolidando su credibilidad en un contexto de incertidumbre impulsada por el Gobierno.

(Reporte especial de CEEMarketWatch para Valora Analitik)

 

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias