Fitch rebaja perspectiva de Ecuador y confirma calificaciones

267

 

La agencia internacional Fitch Ratings decidió hoy revisar la perspectiva de Ecuador hasta “negativo” desde “estable”, al tiempo que confirmó sus Calificaciones de Incumplimiento (IDR) de emisor en moneda extranjera y local a largo plazo en ‘B-‘.

La perspectiva negativa de la calificación de Ecuador, dijo, refleja las necesidades de financiamiento fiscal relativamente grandes para 2019-2020 y el acceso incierto del soberano a las fuentes de financiamiento en el contexto de condiciones de financiamiento global más estrictas.

Una consolidación fiscal más rápida para reducir la brecha de financiamiento es difícil e incierta, especialmente porque podría traer desafíos adicionales para la perspectiva económica y política de Ecuador, dijo el reporte de la firma.

El bajo nivel de reservas internacionales de Ecuador y la débil liquidez externa resultante son una consideración adicional, añadió.

Fitch estima que las necesidades financieras de 2019 de Ecuador son de US$9 mil millones, que incluyen un déficit fiscal estimado de US$3.7 mil millones, US$3.9 mil millones en amortizaciones y US$1.4 mil millones en ventas anticipadas de petróleo y otras obligaciones.

El gobierno ha identificado posibles fuentes de financiamiento que dependen en gran medida del financiamiento relacionado con el petróleo, China y los mercados internacionales.

La visibilidad sobre el momento y la magnitud de la financiación de China es limitada, advirtió la agencia.

El acceso al mercado actual para Ecuador es incierto (los rendimientos están actualmente por encima del 9% en el mercado secundario). Las condiciones de financiamiento externo se han vuelto más estrictas en el contexto del aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos y la disminución de la liquidez del banco central en el ámbito mundial, detalló el informe de la calificadora.

Aunque China otorgó un préstamo de US$900 millones a Ecuador en diciembre de 2018 (con un desembolso de la mitad en diciembre), las promesas de financiamiento adicional aún no constituyen compromisos firmes a juicio de Fitch.

La volatilidad de los precios del petróleo también agrega un riesgo adicional a los planes de financiamiento del gobierno.

Fitch espera que las necesidades de financiamiento de Ecuador se mantengan en aproximadamente US$9 mil millones en 2020, incluido un vencimiento de Eurobonos de US$2,2 mil millones en marzo de 2020.

Además de las dificultades de financiamiento fiscal, dijo que Ecuador enfrenta presiones externas de liquidez. Históricamente, los niveles de reserva internacional de Ecuador han sido bajos y volátiles, y dependen en gran medida del endeudamiento externo soberano.

“Si bien Ecuador es una economía totalmente dolarizada y, por lo tanto, las reservas técnicamente internacionales no tienen un propósito tradicional de balanza de pagos, el Banco Central del Ecuador es el agente de pagos del país y del gobierno, y como tal necesita un cierto umbral de reservas operativas, que el sector privado, los analistas del sector estiman en alrededor de US$2 mil millones”, cita el documento.

Las reservas internacionales finalizaron en 2018 a US$2.7 mil millones o solo en un mes de los pagos de la cuenta corriente y aumentaron ligeramente con respecto a los US$2.4 mil millones del cierre de 2017.

Los grandes déficits fiscales y la mayor dependencia de la costosa deuda del mercado han llevado a un rápido aumento de la deuda y la carga de intereses, que están erosionando la flexibilidad fiscal de Ecuador, especialmente en el contexto de la dolarización.

Fitch proyecta que la relación deuda / PIB de Ecuador aumentará a casi el 55% del PIB para fines de 2019, en comparación con solo el 35% en 2015.

Además, la carga de intereses ha aumentado considerablemente y los intereses / ingresos del gobierno se acercarán al 10% en 2020, casi el doble del nivel de 2016.

Aunque el gobierno ha reducido significativamente el déficit fiscal en los últimos tres años a una estimación preliminar del 3.1% del PIB en 2018, Fitch Ratings estima que el ajuste fiscal se detenga en los próximos dos años debido en parte al aumento de las presiones de gasto provenientes de los tribunales. los pagos de pensiones a partir de 2019. Como resultado, la relación deuda / PIB continuará aumentando.

Fitch también cree que existen importantes riesgos de implementación para los planes de ajuste fiscal, dada la fuerte caída en la popularidad del presidente Lenin Moreno.

Una encuesta realizada en diciembre de 2018 por Cedatos mostró que su popularidad cayó a 34%, en comparación con más del 68% en enero de 2018. Por ejemplo, nuevas reducciones de subsidios al combustible podrían resultar políticamente difíciles de implementar.

Por el lado de los ingresos, la reciente volatilidad del precio del petróleo destaca los riesgos de una caída en los precios para el presupuesto del gobierno (los ingresos del petróleo representan aproximadamente el 20% del total para el sector público no financiero).

El crecimiento económico de Ecuador sigue siendo mediocre, y Fitch espera que el crecimiento caiga a solo 0.6% en 2019 desde 1.0% en 2018 debido en parte a la reducción fiscal en curso (especialmente en el lado del gasto de capital del sector público).

Se espera además un crecimiento promedio de cinco años (2015-2019) de solo 0.6%, lo que subraya las severas restricciones económicas para el país mientras trata de alejarse del modelo de crecimiento liderado por la inversión del sector público bajo la administración de Correa.

Compartir: