Entrevista | Los riesgos y fortalezas que ve la OCDE para América Latina

La incertidumbre comercial generada por las medidas proteccionistas anunciadas por varios países del G20 es uno de los riesgos externos para las economías latinoamericanas en 2019.

Así lo afirmó a Valora Analitik el jefe para América Latina y el Caribe del Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Sebastián Nieto.

Otro riesgo se cierne sobre los mercados financieros, debido a la subida de tasas de interés esperada en varias economías de la OCDE, que afectará la entrada de capitales a la región.

A su vez, dijo, cualquier impacto sobre la salida de capitales tendrá un efecto sobre la tasa de cambio y sobre el crecimiento económico.

Si bien China crece por encima del 5 %, el riesgo de desaceleración económica también afectaría la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de varios países de Latinoamérica, en particular algunos de América del Sur con relaciones comerciales “importantes” con esa economía asiática, como es el caso de Chile y Brasil.

Aunque la región se recuperaría en 2019, frente a 2018, la tasa de crecimiento económico esperada de entre 2 % y 2,5 % sigue siendo baja, si se compara con la proyección de 3,5 % para la economía mundial.

La expansión podría llegar a ser ligeramente superior con respecto a los países de la (OCDE), “pero bastante baja y continúa siendo insuficiente para cerrar esa brecha”, comentó Nieto. 

La previsión de Producto Interno Bruto (PIB) de las economías del club de buenas prácticas para este año es del 2,1 %. Latinoamérica viene creciendo por debajo del promedio de esas economías desde 2014.

La OCDE realiza pronósticos macroeconómicos solo para Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Costa Rica y México.

 

Países con mejor desempeño

De forma general, “hay una tendencia clara” de que, tanto Panamá como República Dominicana, son los países que más han crecido y van a crecer en Latinoamérica.

Esto ya se había observado para 2018, así como para 2017; son países que tienen una senda de crecimiento económico bastante alta y estable.

Sin embargo, Nieto comentó que “hay que examinar la calidad de ese crecimiento económico y, por ejemplo, en el caso de Panamá, lo que vemos es que son pocos los sectores que crecen bastante y jalonan el crecimiento general. Esto lleva a que al final hablemos de una economía dual, con sectores que no crecen lo suficiente y que afectan la informalidad y la inclusión”.

 

Nuevos gobiernos

Sobre las recientes y próximas elecciones en la región, dijo que el inicio de cualquier Gobierno es buena noticia, porque se asocia con una capacidad política para pasar reformas estructurales importantes. Este es el caso de varios países de la región que han tenido elecciones de forma reciente.

Nieto considera que sigue existiendo incertidumbre sobre qué medidas se van a tomar: “Tendríamos que esperar algunos meses para entender bien cuáles son las medidas relacionadas con el comercio internacional o la inversión de capital extranjero en estos países”, comentó. 

No obstante, la OCDE considera que en casos como el de Brasil o México, el sendero de crecimiento económico puede ser mayor que en 2018, con un efecto base importante.

 

Retos de la OCDE

El principal reto que tienen las economías de la OCDE, según Nieto, es un tema que afecta a la economía mundial, que es reestablecer la confianza de los ciudadanos hacia las instituciones y que esto lleve precisamente a generar mayor inversión y, por tanto, crecimiento económico e inclusivo.

Por el momento, el club de las buenas prácticas ve incertidumbre política, que está vinculada a esa falta de confianza en las instituciones, que puede afectar el crecimiento económico en el largo plazo.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias