Colapso de túnel de desviación de Hidroituango habría ocurrido por deficiencia en diseño

La causa física más probable que inicio el colapso del túnel auxiliar de desviación del proyecto Hidroituango sería la erosión progresiva de zonas de cizalla (fallas o zonas de debilidad de la roca) localizadas en el piso, causada por el flujo del agua, y que no fue tratada o protegida debido a un diagnóstico deficiente en la etapa de asesoría durante la construcción.

Así lo afirmó Leonardo Bustamante Vega, gerente de Ingeniería de Skava Consulting, firma noruego-chilena contratada para por EPM (contratista del proyecto).

Siete ingenieros alemanes, suizos y chilenos, que hicieron parte del estudio, consideraron 28 hipótesis; dos provocaron la obstrucción (piso en zona de singularidades geológicas y potencia erosiva del flujo).

“Durante la construcción, el diseñador-asesor diagnosticó las características geológicas del macizo rocoso y de las zonas débiles, de cizalla o fallas. También definió el requerimiento de soporte o tratamientos específicos. Por último, especificó la necesidad de revestimiento de piso u otros tratamientos para zonas débiles, de cizalla o fallas en este. Es en esta secuencia donde se evidencia una desviación respecto de los documentos de diseño mencionados en el punto anterior”, reveló el informe.

También, mencionó siete factores contribuyentes, que, por sí solos, no eran capaces de producir el fallo del túnel: detección de singularidades geológicas, elección del soporte del piso, perfil irregular y perturbación por voladura, daño al soporte por flujo pulsante, golpe de ariete, oscilación de subpresiones al interior de la roca y flujo pulsante en la solicitación hidráulica.

Sobre las oscilaciones, “se determinó la posibilidad de que las diferencias de nivel del embalse generaron presiones de agua hacia el interior del macizo rocoso las que posteriormente se invirtieron generando presiones hacia el interior del túnel (…)”.  

El gerente de EPM (contratista de Ituango), Jorge Londoño de la Cuesta, agregó que las zonas no fueron tratadas adecuadamente por deficiencias en el diseño, asesoría que estuvo a cargo del Consorcio Generación Ituango (conformado por Integral S. A. y Solingral S. A.) “y le corresponderá a este dar las explicaciones técnicas pertinentes”.

“Le acabamos de compartir este estudio al consorcio a los responsables del diseño y asesoría del proyecto para que pueda aportar su análisis al respecto. Los resultados no impactan el proceso de recuperación del proyecto”, precisó.

El reporte asimismo mencionó que el diseñador-asesor indicó en una comunicación que, una vez terminada la excavación del túnel auxiliar de desviación, se requirió limpieza de piso hasta roca sana; sin embargo, “no se evidencia ninguna instrucción que sea consistente con sus documentos de diseño mencionados anteriormente en cuanto al tratamiento de zonas de cizalla”.

 

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias