Sector infraestructura tiene dificultades para acceder a mercados internacionales de capital

123

El más reciente informe de Moody’s sobre el panorama del sector de infraestructura de América Latina destaca que los emisores de alto rendimiento deberán estar listos para enfrentar condiciones crediticias más débiles entre 2019 y 2020 debido a un crecimiento más lento, mayores costos de financiamiento y volatilidad del mercado.

Estas condiciones podrían dificultar el acceso a los mercados internacionales de capital para emisores de infraestructura sin grado de inversión.

La mayoría de los emisores de alto rendimiento de este sector en América Latina se benefician de perfiles adecuados de vencimiento de deuda y posiciones de liquidez. Si bien algunas empresas del sector eléctrico enfrentan riesgos de refinanciamiento a corto plazo, el acceso a los fondos de los bancos locales y los mercados de capital mitigan estos riesgos, explica Moody’s.

La mayoría de las empresas de infraestructura en la región tienen programas de vencimiento de deuda adecuados, que podrían mitigar parcialmente la exposición a condiciones de mercado más estrictas. Los vencimientos transfronterizos con vencimiento dentro de dos años promedian solo el 15.9% del total de la deuda de bonos de estos emisores.

Sin embargo, si estas condiciones persisten en los últimos dos años, la cartera sin grado de inversión podría enfrentar algunos desafíos, ya que si se tiene en cuenta los vencimientos transfronterizos para 2019-21, este nivel aumenta a 39% del total de la deuda de estos bonos. Los vencimientos de deuda transfronteriza están altamente concentrados en Brasil (Ba2 estable), que representa alrededor del 61% del total de la deuda en la cartera calificada de alto rendimiento.

Moody’s concluye con que, aunque algunas empresas del sector eléctrico podrían enfrentar desafíos de refinanciamiento a corto plazo, existen factores mitigantes clave.

“Hemos identificado algunas empresas domiciliadas en Brasil (Ba2 estable), Argentina (B2 estable) y Costa Rica (B1 negativa) que tienen saldos de efectivo relativamente bajos con respecto a los vencimientos transfronterizos en 2019-21. No obstante, con una excepción, esperamos que estos generen suficiente flujo de efectivo para cumplir con sus obligaciones de servicio de la deuda y mantener su calidad crediticia”, asevera la entidad.

Compartir: