Fitch elevó perspectivas negativas de cinco a ocho países en América Latina en 2019

594
Fitch Ratings

Tras actualizar sus calificaciones y perspectivas en América Latina, Fitch Ratings indicó que ocho de las 20 calificaciones soberanas en la región tienen una perspectiva desfavorable, frente a cinco (más uno en Negative Watch) a principios de 2019.

En ello ha influido un crecimiento leve y desigual, desafíos fiscales persistentes y, en algunos casos, acceso restringido a los mercados y aumento de la deuda.

También los posibles pasivos contingentes y el riesgo político continúan afectando adversamente las tendencias de crédito soberano en la región.

De este modo, el crecimiento sigue siendo obstaculizado por múltiples factores, incluidos los desafíos externos, la falta de espacio para proporcionar estímulos fiscales y monetarios, el progreso inadecuado de las reformas y los riesgos políticos y de reformas específicas de cada país.

Fitch expresa que es probable que estos factores persistan en la segunda mitad del año y la región siga siendo particularmente vulnerable a un deterioro más rápido de lo esperado en la demanda externa y las condiciones financieras internacionales. Otros riesgos clave incluyen las incertidumbres políticas internas idiosincrásicas debido a las elecciones y los cambios potenciales en los regímenes.

Caída del crecimiento regional

Tanto México como Brasil registraron contracciones del PIB real en el primer trimestre del año, lo que contribuyó a las recientes revisiones a la baja de Fitch Ratings al 1% para ambos países en sus previsiones de crecimiento económico para todo el año. Si bien los datos reflejaron factores específicos en cada uno, el débil crecimiento en las economías más grandes de América Latina, como Argentina donde se espera que se registre una contracción anual del 1.7%, está afectando el desempeño económico regional en general.

Así mismo, el crecimiento regional (excluyendo a Venezuela) para 2019 se pronostica en 1.2%, lo que es una ligera desaceleración desde el 1.4% en 2018.

Sin embargo, si se excluye a las tres economías más grandes de la región (Argentina, Brasil y México) el balance será mejor, impulsado por los datos de Chile, Colombia y Perú, así como mayores tasas de crecimiento en Panamá y República Dominicana.

No obstante, seguirá siendo menor que el crecimiento global de los mercados emergentes, que se prevé que sea un poco más del 3% a final del año. 

Compartir: