Por tensión entre EE.UU. e Irán se podría dificultar transporte de petróleo

320

El estrecho de Ormuz, ubicado entre Omán e Irán, conecta el Golfo Pérsico con el Golfo de Omán y el Mar Arábigo. Esta zona es el punto de referencia de petróleo más importante del mundo debido a los grandes volúmenes de petróleo que fluyen a través del mismo.

En 2018, su flujo diario de petróleo promedió 21 millones de barriles por día (b/d), o el equivalente a aproximadamente el 21% del consumo global de líquidos derivados del petróleo.

Los puntos de choque son canales estrechos a lo largo de rutas marítimas globales ampliamente utilizadas que son fundamentales para la seguridad energética mundial.

La incapacidad del petróleo para transitar un punto importante, incluso temporalmente, puede ocasionar retrasos en el suministro y mayores costos de envío, lo que se traduce en mayores precios mundiales de la energía.

En las últimas horas, Irán derribó un avión militar estadounidense, lo que provocó que el presidente de ese país, Donald Trump, arremetiera contra Teherán en Twitter y alimentó las preocupaciones de un conflicto entre los dos países.

Aunque la mayoría de los puntos de choque se pueden eludir usando otras rutas que aumentan significativamente el tiempo de tránsito, algunos puntos de choque no tienen alternativas prácticas.

Los flujos a través del estrecho de Ormuz en 2018 representaron alrededor de un tercio del total del petróleo comercializado en el mar. Más de una cuarta parte del comercio mundial de gas natural licuado también transitó por esta zona en 2018.

En 2018, los Estados Unidos importaron alrededor de 1.4 millones de b/d de petróleo crudo y condensado de los países del Golfo Pérsico a través del estrecho de Hormuz, lo que representa aproximadamente el 18 % del total de las importaciones de petróleo crudo y condensado de EE.UU. y el 7 % del consumo total de líquidos de petróleo de ese país.

Compartir: