Firmado Pacto Bicentenario que plantea inversiones por $3,6 billones en infraestructura

220

Con una inversión de $3,6 billones en obras de infraestructura vial y la financiación de un programa de desarrollo turístico, se firmó hoy en la Casa de Nariño el Pacto Bicentenario que beneficia a los departamentos de Arauca, Casanare, Boyacá, Santander y Cundinamarca.

El pacto permite aprovechar el potencial productivo y de desarrollo de los municipios y los departamentos e incentiva el trabajo conjunto para la ejecución de proyectos de alto impacto regional.

El evento, que fue presidido por la vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez; la directora del Departamento Nacional de Planeación, Gloria Alonso; la ministra de Transporte, Ángela María Orozco y el ministro de Comercio, Industria y Turismo, José Manuel Restrepo; contó también con la presencia de los gobernadores de Arauca, Ricardo Alvarado; Casanare, Josué Alirio Barrera; Boyacá, Carlos Andrés Amaya; Santander, Didier Tavera y Cundinamarca, Jorge Emilio Rey.

“La prioridad debe ser ejecutar proyectos de infraestructura de interés nacional y estratégico para la Nación, con la voluntad, compromiso y disposición de ustedes los gobernadores”, dijo la vicepresidenta, durante la firma.

De los $3,6 billones a los que ascienden las inversiones del Pacto Bicentenario, la Nación aportará $2,45 billones, esto es el 67,5%, y los departamentos $1,15 billones, el 32,5%.

Para el fortalecimiento de la conectividad vial entre los cinco departamentos de la Campaña Libertadora se dirigirán $3,4 billones y con destino a los programas y proyectos para el fortalecimiento de la competitividad turística, $223.123 millones.

En el eje de infraestructura para la conectividad vial, el Pacto Bicentenario permitirá la ejecución de los siguientes siete proyectos:

Así mismo, se incluye la rehabilitación del corredor Transversal de Cusiana: Sogamoso – Crucero -Toquilla – Aguazul, teniendo en cuenta que, debido al cierre del corredor Bogotá – Villavicencio, la habilitación de este tramo vial es fundamental como desvío para vehículos de carga. Para la ejecución de esta obra en particular, los recursos serán aportados así: $50.000 millones provienen del Ministerio de Transporte, $25.000 millones de Casanare y $25.000 millones del departamento de Boyacá.

Corredores turísticos

Para fomentar la actividad turística como una de las actividades para impulsar el desarrollo de la región en los departamentos que firmaron el Pacto Bicentenario se definieron tres corredores turísticos: Central, los Llanos y Nororiente.

El corredor turístico central, compuesto por los departamentos de Boyacá y Cundinamarca, comprende las vías que unen a Bogotá con el embalse del Sisga y Tunja con la provincia Centro y las ciudades de Duitama y Chiquinquirá.

Este corredor turístico se verá conectado con la intervención vial de los corredores Zipaquirá – Ubaté – Chiquinquirá y la transversal de Boyacá, comprendida entre Puerto Boyacá (sector dos y medio) y Chiquinquirá.

El corredor turístico del nororiente, comprendido entre el municipio de San Gil y la ciudad de Bucaramanga, del departamento de Santander, se conectará con el departamento de Boyacá a través de la intervención del corredor vial Duitama- Charalá- San Gil, creando una conexión con el corredor turístico central.

Por su parte, el corredor turístico de los Llanos, compuesto por los departamentos de Arauca y Casanare, se conectarán con el resto del país a través de las intervenciones de los corredores viales Saravena- La Lejía (vía de la Soberanía), la cual conectará a Arauca y el norte del departamento de Casanare con Boyacá y, por último, el corredor vial Yopal- Labranzagrande- Vado Hondo, que conecta a los municipios bicentenario de Casanare con la provincia de la libertad del departamento de Boyacá.

La intervención de los corredores viales propuestos en el Pacto Bicentenario permitirá la conexión de los corredores turísticos Central, Nororiente y de los Llanos con el resto del país.

El Pacto Bicentenario, que tendrá una vigencia de diez años (2019-2029), permite la articulación de proyectos estratégicos y recursos financieros del Gobierno nacional y los departamentos de Arauca, Casanare, Boyacá, Santander y Cundinamarca para realizar obras de alto impacto en el desarrollo regional, generar empleo y reducir la inequidad social y territorial.

Compartir: