EPM emitirá US$1.000 millones en bonos para prepagar parte de títulos al 2021; Moody´s ve riesgos

 

Moody’s Investors Service asignó una calificación Baa3 a la emisión planificada de Empresas Públicas de Medellín (EPM, Baa3) de hasta US$1.000 millones de bonos senior sin garantía.

Las notas anunciadas se emitirán en una combinación de notas denominadas en dólares estadounidenses y, potencialmente, notas de en pesos colombianos, y pueden tener una combinación de vencimientos a 10 y 30 años. La asignación final dependerá de los precios.

Los fondos se utilizarán para refinanciar, en parte o en total, los préstamos bancarios con vencimiento en 2020 y más allá, así como los bonos globales en pesos con vencimiento en 2021, tal como lo había anunciado en días pasados.

La calificación asignada se basa en la documentación preliminar.

Moody’s no anticipa cambios en las principales condiciones que llevarán los bonos. En caso de que las condiciones de emisión y / o la documentación final se desvíen de las originales enviadas y revisadas por la agencia de calificación, Moody’s dijo que evaluará el impacto que estas diferencias pueden tener en las calificaciones y actuará en consecuencia.

La agencia explicó que la calificación de Baa3 para las notas propuestas de hasta US$1.000 millones refleja su naturaleza no garantizada senior. La estructura de la transacción no abarca los convenios financieros, aunque las notas incluirán limitaciones típicas en la ocurrencia de transacciones de deuda garantizada y / o venta-arrendamiento.

La calificación asignada toma en consideración la base de ingresos consolidados a gran escala y diversificada de la compañía, dijo Moody´s.

En 2018, el segmento de negocios de distribución de electricidad regulado de la compañía fue el más importante, con un 41% del Ebitda.

También reconoce la contribución de las operaciones internacionales de la compañía, que representan el 15% del Ebitda, y los beneficios que traerá la refinanciación, incluido un perfil de vencimiento de deuda extendido y costos de endeudamiento potencialmente menores.

El punto de vista crediticio reconoce un apalancamiento bruto mayor al esperado al cierre del año 2018, con deuda a Ebitda que alcanzó 4.3x en marzo de 2019, considerando los ajustes estándar de Moody’s a los estados financieros de las corporaciones no financieras, pero toma en cuenta el importante saldo de efectivo que trae deuda neta a Ebitda a 3.9x en la misma fecha, particularmente con vencimientos de deuda a corto plazo de aproximadamente US$1.000 millones.

Espera la agencia que el programa de ventas de activos que se anunciará para fines de 2019 ayude a mantener la deuda sobre Ebitda por debajo de 4.0x y la cobertura de intereses por encima de 3.5x.
El punto de vista crediticio de Moody´s también considera que la compañía obtendrá con éxito un pago sustancial en la cobertura de seguro relacionada con la infraestructura dañada en la planta hidroeléctrica de Ituango luego de los eventos ocurridos en abril y mayo de 2018, y que el proyecto logrará operaciones comerciales iniciales para fines del año 2021.

En este momento, la autoridad ambiental ha suspendido las actividades regulares relacionadas con la construcción del proyecto, restringiendo los trabajos a las medidas de monitoreo, desmantelando las actividades necesarias para superar el riesgo y las obras de construcción que previenen o mitigan los riesgos relacionados con el evento de contingencia de Ituango.

“Si la compañía no tiene éxito en recibir una indemnización de seguro sustancial o si el proyecto no logra operaciones comerciales, creemos que el perfil crediticio de la compañía se vería afectado negativamente, con un apalancamiento medido por deuda a Ebitda de forma sostenible por encima de 4.5x”, advirtió la agencia en su informe.

A falta de acciones de compensación, como un programa de ventas de activos más amplio y un cambio significativo en la política de dividendos, estos desarrollos tendrían un impacto adverso en la calificación y se reflejan en la perspectiva negativa en curso, agregó.

Como emisor relacionado con el gobierno, las calificaciones de EPM reflejan su estructura de propiedad y vínculos con la Ciudad de Medellín (Baa2 estable), además de su calidad de crédito intrínseca, medida por la bca de ba1. Las calificaciones consideran el apoyo ‘Fuerte’ y la dependencia ‘Muy Alta’ del Municipio de Medellín.

 

Perspectiva de calificación

La perspectiva negativa refleja las incertidumbres que permanecen con respecto a las posibles consecuencias del accidente de la planta hidroeléctrica de Ituango, específicamente el grado de daño a la infraestructura existente, el exceso de costos para completar, el cronograma para alcanzar las operaciones, los reembolsos de seguros y los costos totales relacionados con las posibles multas relacionadas A las consecuencias sociales y medioambientales del accidente.

Dijo que la perspectiva puede ser revisada a estable si la compañía tiene éxito en su desinversión de activos, al concluir la evaluación general de daños de Ituango con un camino claro hacia la reanudación de la finalización de las obras de construcción, incluida la aprobación regulatoria por parte de la autoridad ambiental, y un proyecto más definitivo.

Cuantitativamente, puede ocurrir una acción positiva si hay indicios claros de que la deuda al Ebitda estará por debajo de 4.0x para 2020.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias