Gobierno argentino rebajó previsión del PIB en 2019 y ve alza de 3.5% en 2020

El Gobierno federal de Argentina pronosticó hoy que el PIB se contraerá 0.8% este año, revisando la proyección a una baja de 0.3% desde el 0.5% incluido en el presupuesto de 2019, según un documento enviado por el Ministerio de Economía al Congreso para notificar las principales pautas del proyecto de ley de presupuesto de 2020.

La cartera dijo que la economía se ha estado recuperando secuencialmente desde el cuarto trimestre de 2018, lo que revertirá parcialmente el remanente estadístico negativo que quedó de la recesión del año pasado. También dijo que el crecimiento del PIB en 2020 será de 3.5%. El aumento estará liderado por las exportaciones y la inversión, el consumo privado también se expandirá, pero a un ritmo más lento, mientras que el crecimiento de las importaciones y la disminución del consumo público actuarán como una reducción del PIB.

El documento solo menciona brevemente la inflación para decir que el Gobierno espera que en 2019 sea un poco más baja que el 40.3% pronosticado por los analistas locales en la encuesta de consenso del Banco Central. Para 2020 y 2021, el Ministerio no se está desviando del pronóstico de inflación de 26.1% y 19.1% por consenso.

En cuanto a las cuentas fiscales, el presupuesto para 2020 se hará con un superávit primario del 1.0% del PIB, manteniendo el proceso de consolidación fiscal a partir del presupuesto equilibrado creado para 2019.

En general, las previsiones del PIB para 2019 y 2020 son más optimistas que el consenso local y las proyecciones de las instituciones internacionales de previsión. El pronóstico de expansión del 3.5% para 2020 parece particularmente fuera de lugar, considerando que el consenso es de 2.1-2.2%.

Las previsiones del Gobierno fallaron en los últimos cuatro años, siempre errando por el lado del optimismo, por lo que la estimación del 3.5% debe tomarse con cautela. Esto se puede hacer a propósito, ya que permite elaborar un presupuesto con menos recortes de gastos, lo que facilita mucho el camino hacia la aprobación del proyecto de ley.

Un último punto que vale la pena señalar es que este crecimiento desencadenaría un pago de capital sobre las garantías del PIB del Gobierno que se pagaron por última vez en 2011, dependiendo de las cuestiones legales que aún deben resolverse.

(Reporte especial de CEE Market Watch para Valora Analitik)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias