Banco Central Europeo podría intervenir en cambios directivos de BBVA

 

La actual cúpula de BBVA en España puede derrumbarse si el banco acaba imputado por el caso de espionaje Villarejo divulgado en aquel país.

El Banco Central Europeo (BCE) apunta a la posibilidad de pedir cambios en el equipo de gobierno de la entidad si BBVA o algún miembro del consejo de administración acaban imputados por el escándalo de espionaje, según informaron fuentes del organismo supervisor.

El comisario jubilado José Villarejo, actualmente en prisión preventiva, estuvo inmiscuido en el espionaje que supuestamente realizó para el BBVA en 2004 y 2005, durante la época en que la constructora Sacyr trató de hacerse con el control del consejo de administración del banco vasco.

La cada vez más cercana posibilidad de que el juez del Juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, impute a BBVA como persona jurídica para afrontar la responsabilidad que pueda derivarse de la contratación de Villarejo o a algún alto cargo del banco por su presunta implicación en la trama mantiene al BCE en estado de alerta.

En el caso de que se dé esta situación, el organismo que encabeza Mario Draghi, analizará si existen problemas en la supervisión o la gestión de la entidad y, si la conclusión es afirmativa, podría pedir la reorganización del equipo de gobierno de BBVA, lo que directamente implicaría salidas de la cúpula de la entidad.

No obstante, si en un primer análisis el supervisor europeo no determina fallos en la gestión del banco, el segundo paso sería esperar a conocer el resultado de la sentencia para tomar medidas.

Tras la crisis financiera, el BCE vigila el funcionamiento y la composición de los órganos de gestión de los bancos para evitar deficiencias en la gestión del riesgo. El organismo aplica cinco criterios para evaluar la “idoneidad” de los miembros del consejo de administración de las entidades que son experiencia, reputación, conflictos de intereses, compromiso de tiempo e idoneidad colectiva. En el caso de la presunta trama de espionaje salpique a los consejeros, el BCE tendría que revisar el criterio referente a la reputación de los mismos para ver si son adecuados para continuar.

(Con información de El Economista

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias