Fiscalía Anticorrupción de España imputará a BBVA por caso de espionaje Villarejo

133

La Fiscalía Anticorrupción va a solicitar al juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, la imputación de BBVA como persona jurídica por la trama de espionaje Villarejo. Sin embargo, el Ministerio Público descarta por el momento pedir la imputación de ninguno de los miembros del consejo de administración del banco, según informan desde la Fiscalía a este diario.

En la actual fase en la que se encuentra la instrucción, los dos fiscales del caso, Miguel Serrano e Ignacio Stampa, no han visto motivos para solicitar aún que se investigue a la cúpula del grupo financiero, aunque esto no descarta que, a medida que avancen las pesquisas, se planteen lo contrario.

Desde el Ministerio Público, aseguran que el hecho de que se investigue a BBVA no significa que de manera automática también implique la investigación de los consejeros o de la cúpula directiva de la entidad. Si finalmente resultan implicados en el caso, será porque hay indicios de su participación en la contratación del excomisario José Manuel Villarejo o de actos ilícitos, explican.

Las posibles condenas

La imputación de BBVA como persona jurídica supone que el banco puede ser condenado. Aunque, por obviedad, la entidad no tendrá que asumir una pena de cárcel, sí existen otro tipo de castigos. Los más impuestos por los jueces en estos casos son las multas. El banco, si el tribunal determina la comisión de un delito, debería asumir una sanción económica para responder por su responsabilidad en el caso. Asimismo, según la última reforma del Código Penal, el resto de condenas que pueden adoptar los jueces para una empresa son la disolución de la misma con el objetivo de evitar que continúe el delito, la suspensión total o parcial de la actividad total de la compañía (puede ser definitiva o temporal) y el cierre de los establecimientos.

No obstante, si finalmente BBVA resultara condenado por el escándalo de espionaje, irremediablemente supondría un golpe sobre la capacidad de gestión y de vigilancia de los gestores de la misma, al no haber sido capaces de controlar lo que ocurría dentro. Esto podría conllevar a cambios en la cúpula de las personas que aún continúen en la misma.

De momento, supervisores y reguladores se mantienen en alerta hasta conocer cuáles serán los próximos pasos del magistrado García-Castellón en el caso. El Banco Central Europeo (BCE) no tiene ninguna herramienta ni poderes para investigar de manera autónoma que ha ocurrido en el seno de una entidad.

Desde el organismo supervisor aseguran que en el momento en el que se produzca una imputación en BBVA o en miembros de su cúpula, sin necesidad de esperar a que haya una sentencia, pueden activar el procedimiento Fit and Proper (aptos y adecuados) para evaluar la “idoneidad” de los gestores de la entidad. No obstante, la apertura de este procedimiento no sería pública.

(Con información de El Economista)

Compartir: