El FMI cree que bancos centrales deben aplicar política monetaria más laxa en emergentes

103

En su actualización sobre las perspectivas de la economía mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que, ante las actuales condiciones económicas globales, en las economías emergentes y en desarrollo, la reciente desaceleración de la inflación ofrece a los bancos centrales la opción de aplicar una política más laxa, especialmente en los casos en que el PIB es inferior al potencial y las expectativas de inflación están bien ancladas.

La entidad multilateral llama la atención en esto pues la deuda ha aumentado rápidamente en muchos países, al igual que lo señala el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) en su más reciente revisión. Por lo tanto, “la política fiscal debería centrarse en contener la deuda, dando prioridad al mismo tiempo a las necesidades de gasto social y en infraestructura por encima del gasto ordinario y los subsidios mal focalizados”, enfatiza el informe del FMI.

Agrega que las políticas macroprudenciales deben asegurar que las reservas de capital y liquidez sean suficientes para evitar cambios desestabilizadores en las carteras mundiales y que sigue siendo fundamental reducir al mínimo los altibajos de monedas y vencimientos en los balances.

En lo que se refiere a las economías avanzadas, en las cuales el crecimiento de la demanda final en general es moderado, la presión inflacionaria aún es baja y los indicadores de las expectativas de inflación implícitas en los precios de mercado han caído en los últimos meses, por lo que sigue siendo apropiado aplicar una política monetaria acomodaticia.

Ante la escalada en las tensiones comerciales en los recientes meses, llama la atención sobre que, en primer lugar, los inversionistas están cada vez más preocupados por el impacto de la intensificación en la economía global y el deterioro de las perspectivas económicas. En segundo lugar, los participantes en el mercado están tratando de hacer frente a las consecuencias de estas tensiones sobre la futura política monetaria.

La escalada de las tensiones comerciales a principios de mayo frenó la racha alcista observada en los mercados financieros desde comienzos del año. Hubo ventas masivas en los mercados de acciones y se ampliaron los diferenciales de crédito corporativo. También aumentaron los diferenciales de los bonos soberanos de los mercados emergentes, y se replegaron los flujos de inversión de cartera hacia estas economías.

Ante esto y la aparente postura de relajación que están tomando los bancos centrales, además de EE. UU. y Europa, como Australia, Brasil, Chile, China, Filipinas, India y Malasia, el FMI proyecta que este entorno favorable ayude a los mercados a continuar recuperando el equilibrio.

“Las cotizaciones mundiales de las acciones han recuperado gran parte del terreno perdido en mayo, y las tasas de interés de mercado han seguido bajando en un amplio grupo de países”, concluyó la entidad multilateral.

Compartir: