Volatilidad de los mercados no se resolverá en corto plazo: Natixis

113

 

Luego que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impactara a los mercados con su anuncio de nuevos aranceles del 10% sobre 300.000 millones de dólares a las importaciones chinas, a partir del 1 de septiembre, las bolsas globales se resintieron con el peor día del año al inicio de esta semana y los inversores temen por lo que pueda derivarse de esta situación en el corto y mediano plazo.

Esty Dwek, responsable de estrategia global de mercado de Dynamic Solutions, división de Natixis Investment Managers, analizó la actual situación que preocupa a los mercados de todo el mundo e indicó que es improbable que la actual situación de volatilidad se resuelva a corto plazo, lo que implica una mayor variación en los mercados y también la posibilidad de que se produzcan correcciones.

No obstante, “mantenemos una visión relativamente constructiva de los mercados de renta variable, a no ser que se produzca una nueva escalada de la guerra comercial, ya que las expectativas de beneficios ya se habían recortado, es probable que la Reserva Federal siga apoyando a los mercados (al igual que otros grandes bancos centrales), y si la situación se deteriora demasiado, es probable que Trump vuelva a encontrar una tregua. Sin embargo, puede ser accidentado”, explicó.

A su vez, Natixis observa que el rendimiento de los bonos se ha recuperado y podría retroceder un poco si la situación se estabiliza, pero tampoco espera un fuerte retroceso. Es probable que los activos de refugio en general sigan siendo demandados, dada la incertidumbre actual.

Otras implicaciones

Dwek agregó que la actitud de Trump parece estar presionando a la Reserva Federal (Fed) para que se relaje más, ya que Jerome Powell, presidente de la Fed, señaló que la incertidumbre comercial era uno de los principales riesgos, si no el principal.

Otro hecho que agrava la coyuntura es que el Banco Popular de China haya permitido que su moneda se devaluara hasta un margen de siete yuanes por un dólar, lo que calificó EE. UU. como una manipulación de divisas, por lo que existe el riesgo de que EE.UU. busque sanciones o aumente sus aranceles en respuesta, pero es poco probable que esto sea inmediato.

No obstante, si la divisa china se estabiliza alrededor o por debajo de siete, la situación podría mejorar.

Natixis también proyecta algunas represalias de China si se imponen los nuevos aranceles en septiembre, así como un estímulo más selectivo para gestionar la desaceleración en un entorno mundial difícil como el actual.

“Nuestra proyección sigue siendo algún tipo de tregua o acuerdo a finales de este año o más probablemente a principios de 2020, para asegurar un fondo económico decente en las elecciones estadounidenses”, añadió Dwek.

A su vez, se espera que la Reserva Federal reduzca los tipos de interés en septiembre y mantenga la puerta abierta para diciembre ante la actual guerra comercial. 

Compartir: