Fitch sobre Colombia: Necesitaría ajuste de gastos y meta fiscal de 2020 sigue siendo un reto

165

Los datos de la primera mitad del año, que indican que Colombia está en camino de cumplir su objetivo fiscal de 2019 sin ventas únicas de activos, son positivos, pero cumplir el objetivo de 2020 podría ser un desafío, señaló hoy la agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings.

El informe firmado por Richard Francis, analista soberano para Colombia, indica que los riesgos para la consolidación fiscal y para la trayectoria de la deuda pública que ha destacado anteriormente “permanecen”.

Los supuestos optimistas subyacentes al presupuesto 2020 que el Gobierno anunció el mes pasado señalan que el déficit del próximo año será más alto que el presupuesto sin ajustes adicionales de mitad de año.

Además, considera la agencia que los riesgos de crecimiento económico siguen ponderados a la baja en medio de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China y una probable desaceleración en los principales impulsores del crecimiento mundial.

“Parece probable que Colombia cumpla con su objetivo de déficit del gobierno central de 2,4 % del PIB para 2019 según los últimos datos fiscales hasta julio”, dijo el especialista.

El Gobierno excedió los objetivos de ingresos fiscales para los primeros siete meses de 2019 en $2,4 billones (US$726 millones), lo que resultó en un déficit del Gobierno Central equivalente a solo 0,9 % del PIB, destacó Francis.

En particular, dijo, lograron esto sin ninguna venta de activos única.

“Esperábamos que la reforma tributaria de 2018, que incluía aumentos del impuesto sobre la renta personal y otros incentivos fiscales, pero recortes en los impuestos sobre la renta de las empresas, produjera ingresos adicionales este año”, recordó.

Un crecimiento más fuerte, con la economía expandiéndose en un 3 % interanual en términos reales durante el primer semestre de 2019, ayudó a aumentar los ingresos.

La demanda interna, liderada por el gasto y la inversión del consumidor, impulsó el crecimiento al alza, con los servicios y el sector minorista en el lado de la producción mostrando el mejor desempeño sectorial.

El crecimiento de Colombia es particularmente notable en relación con la región en su conjunto, con una economía que se desempeña mejor que la mayoría de sus pares de América Latina.

“Si bien son positivos, los datos macro y fiscales del primer semestre no alteran nuestra visión de los riesgos que enfrenta Colombia para alcanzar sus objetivos fiscales a mediano plazo y estabilizar la dinámica de la deuda pública, factores que contribuyen al panorama de calificación negativa de Colombia”, enfatizó el experto en el informe.

Incluso, dijo, si se cumple el objetivo de déficit de 2019, todavía esperamos que la relación deuda pública / PIB del Gobierno Central aumente a 43,7 % en 2019 desde 42,3 % en 2018, en parte debido al reconocimiento de pasivos contingentes (incluidos los costos de pensiones, los relacionados con la atención médica y judicial oraciones) y depreciación de la moneda.

Fitch reiteró lo que ha dicho en varios informes en cuenta a que la reforma fiscal antes mencionada, si bien aumentará los ingresos este año, también se espera que genere una pérdida significativa de ingresos el próximo año, ya que los recortes a las tasas impositivas corporativas y los incentivos para las inversiones de capital comienzan a tener un impacto.

Espera que estas reformas reduzcan los ingresos en alrededor del 0,7 % del PIB en 2020, aunque estas pérdidas podrían compensarse parcialmente con mejoras en la administración tributaria y la facturación electrónica.

El presupuesto 2020 incluye una compensación equivalente en las ventas de activos para ese año, pero para la firma no es una fuente permanente de ingresos y puede haber riesgos de ejecución asociados con dichas ventas.

Así mismo, dijo que el presupuesto 2020 incluye supuestos para un crecimiento económico del 4 % y una apreciación de la moneda.

Por el contrario, Fitch espera que el crecimiento del PIB real sea del 3,2 % y que la moneda se deprecie.

Los supuestos optimistas del presupuesto significan que cumplir el objetivo de déficit del Gobierno Central del 2,2 % del PIB para el próximo año “probablemente requerirá algún tipo de ajuste de ingresos o gastos, además de las ventas de activos que ya se están considerando”.

El cumplimiento del objetivo de déficit podría permitir que la relación deuda pública / PIB se estabilice, pero el informe indica que la reducción de la deuda para reducir la divergencia entre la carga de la deuda del Gobierno Central de Colombia y la mediana actual ‘BBB’ del 36,3 % del PIB en el año fiscal 2019 requeriría más ajustes.

El nuevo armado recientemente anunciado de los rebeldes disidentes de las Farc probablemente no tendrá un impacto fiscal o de crecimiento significativo, al menos a corto plazo. Sin embargo, una renovación del conflicto armado abierto podría afectar los indicadores de gobernanza que ya son débiles en relación con las medianas ‘BBB’, concluyó la firma.

Compartir: