En presupuesto 2020, México baja metas fiscales y propone impuesto a ventas electrónicas

76

 

El secretario del Tesoro de México, Arturo Herrera, presentó la propuesta de presupuesto de 2020 en el Congreso que apunta a un superávit primario del 0,7 % del PIB.

Ese superávit está por debajo del 1,3 % pronosticado por el gobierno en abril y también está por debajo del 1,0 % del PIB esperado para 2019.

El presupuesto se basa en un crecimiento del PIB de 0,6-1,2 % en 2019, por debajo del 1,1-2,1 % esperado en abril, pero ligeramente superior al 0,5 % esperado por los analistas encuestados por el banco central (Banxico).
El crecimiento del PIB aumentará a 1,5-2,5 % para 2020, en comparación con el pronóstico de 1,39 % de los analistas.

En términos de inflación, se pronostica que el IPC alcanzará el 3,2 % en 2019, en comparación con la visión de los analistas del 3,31 %, y llegará el 3,0 % para 2020, y frente al pronóstico de los analistas del 3,54 %.

Por lo tanto, la inflación para 2019 se ubicará muy por encima de la meta de 3,00 % de fin de año del banco central.

Como lo esperaba el mercado, Herrera dijo que el gasto presupuestario se basará en seguridad, programas de bienestar y el sector energético, especialmente para la empresa petrolera estatal Pemex.

Es de esperar un mayor gasto en seguridad, ya que el asunto sigue siendo la principal preocupación de la sociedad en el contexto de la violencia grave en varias regiones del país.

Tampoco es sorprendente ver que la administración continúe priorizando sus ambiciosos programas de bienestar.

Sin embargo, es preocupante que la administración nuevamente no esté dispuesta a priorizar la inversión de capital.

Para el petróleo, el gobierno planea ayudar a Pemex con 86 mil millones de pesos mexicanos a través de exenciones de impuestos y otras medidas.

El gobierno pronosticó que la producción de petróleo aumentará a 1,95 millones de barriles por día en 2020, un aumento de 18% a / a.

En el segundo trimestre, Pemex estabilizó su producción en 1,66 millones de barriles por día.

La propuesta de presupuesto no contenía nuevos impuestos. A pesar de ello, hizo propuestas para gravar las ventas electrónicas e imponer un impuesto digital.

En general, el ritmo previsto de crecimiento del PIB está muy por debajo del promedio del 4 % que prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador y parece poco probable que se alcance ese nivel teniendo en cuenta la debilidad económica nacional y mundial.

Pero el superávit primario se mantiene y eso sugiere que el gobierno está comprometido con la responsabilidad fiscal a pesar de la retórica populista.

La cámara baja del Congreso tiene hasta el 20 de octubre para aprobar la ley de ingresos, que forma parte de la legislación presupuestaria, y luego debe aprobarse en el Senado antes del 31 de octubre. La ley de gastos solo necesita la aprobación de la cámara baja, que se aprobará antes del 15 de noviembre.

 

 

 

(Reporte especial de CEEMarketWatch para Valora Analitik)

Compartir: