Congreso aprobó reforma de control fiscal en Colombia; hay cambios en la Contraloría

441

La Plenaria del Senado aprobó hoy en el octavo y último debate la reforma al control fiscal en Colombia la cual contiene modificaciones en la Contraloría que buscan entregar a la entidad mayores facultades de control preventivo.

Por medio de estas facultades se pretende que la Contraloría cuide, de manera más eficiente, los recursos de los colombianos.

En la sesión, que tardó más de ocho horas de deliberación, se discutió sobre la posibilidad de eliminar las contralorías regionales ya que, según varios congresistas, no daban resultados. Se estima que el costo anual de las contralorías regionales es de $600.000 millones y algunos senadores propusieron que se destinaran esos recursos en obras sociales.

Esta propuesta fue negada por la mayoría de la Plenaria del Senado.

El control fiscal se ejercerá en forma posterior y selectiva y podrá ser preventivo, concomitante, según sea necesario para garantizar la defensa y protección del patrimonio público. El control preventivo y concomitante no implicará coadministración y se realizará en tiempo real a través del seguimiento permanente de los ciclos, uso, contratación e impacto de los recursos públicos”, dice el artículo primero del documento aprobado por el Congreso.

La ley aprobada también especifica que los resultados de los ejercicios de vigilancia y control fiscal, así como de las indagaciones preliminares o los procesos de responsabilidad fiscal, adelantados por las contralorías tendrán valor probatorio ante la Fiscalía General de la Nación y el juez competente.

También se aprobó incrementar el presupuesto de la Contraloría durante las siguientes tres vigencias en $250.000 millones, $250.000 millones y $136.000 millones, respectivamente. Estos montos cuentan con el aval del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

De igual manera, se aprobó darle facultades especiales por seis meses al presidente de la República, Iván Duque, para el fortalecimiento del control fiscal.

Otra de las modificaciones que se incluyó es que el periodo del auditor general de la República sea de cuatro años y no de dos como se tenía anteriormente. Este cambio aplicará luego de la elección del próximo auditor.

Durante la discusión, también se propuso eliminar la Auditoría General de la República que es la entidad encargada de vigilar la gestión de la Contraloría.

En días pasados, el contralor, Felipe Córdoba, había explicado la necesidad de que se implementara esta modificación a la Contraloría General de la República para tener mejores resultados.

“Hoy en día, la Contraloría recupera solo el 0,4 % de lo investigado o vigilado. De hecho, solo vigila el 17 % del presupuesto anual. Con grandes esfuerzos hemos llegado a vigilar hasta el 30 % del presupuesto, pero eso es insuficiente. Es de gran importancia que haya un modelo de control preventivo. Es clave que se pueda anticipar el riesgo que sea posible de presentarse sobre cualquier eventualidad en la contratación”, dijo Córdoba días atrás.

Compartir: