S&P confirma calificación de Colombia en BBB- con perspectiva estable

468

 

En un nuevo reporte sobre Colombia, la calificadora de riesgo S&P Global Ratings decidió hoy ratificar la calificación de Colombia en BBB- con perspectiva estable.

La firma dijo que la perspectiva estable supone que el perfil externo de Colombia continuará mejorando a partir de un deterioro anterior a medida que los ingresos de la cuenta corriente (CAR por su sigla en inglés) continúen recuperándose lentamente y la inversión extranjera directa financia en gran medida los déficits de cuenta corriente (CAD por su sigla en inglés).

También supone la agencia que el Gobierno podrá obtener la aprobación del Congreso de la ley de financiación de 2018, después de que los tribunales la rechazaron por motivos de procedimiento.

Eso, junto con un crecimiento modestamente mayor del PIB y una gestión activa del gasto, debería reducir marginalmente las presiones sobre las cuentas fiscales de Colombia y estabilizar su nivel de endeudamiento durante 2019-2021, destacó el informe.

“Podríamos bajar la calificación en los próximos uno o dos años si la mejora proyectada en el perfil externo de Colombia no se materializa, o si el acceso al financiamiento externo del mercado se deteriora”, advirtió.

Además, dijo que un posible empeoramiento de la dinámica política, que incluye signos de acciones menos efectivas y menos oportunas tomadas por los poderes ejecutivo y legislativo del gobierno para abordar los desafíos fiscales y económicos, podría debilitar su evaluación de la efectividad institucional y el pragmatismo político de Colombia. “Podríamos bajar la calificación como resultado”, dijo.

Por el contrario, señaló que podría mejorar a Colombia en los próximos dos años si una ampliación de su base de exportación y CAD más pequeños reducen las vulnerabilidades externas más rápido de lo que espera, junto con un crecimiento del PIB más rápido que sus pares de calificación.

La mejora resultante en su perfil externo y perspectivas de crecimiento también debería contribuir a la consolidación fiscal, según los expertos de la agencia.
 

Razones
Las calificaciones en Colombia reflejan la visión de S&P de que sus instituciones políticas establecidas que brindan un respaldo importante para la prosperidad económica y la gestión macroeconómica prudente.

A pesar de los retrocesos recientes, como el rechazo de la reforma fiscal del Gobierno de 2018 por parte de los tribunales por motivos de procedimiento, sigue esperando el pragmatismo del Congreso y el Gobierno al aprobar e implementar políticas para garantizar la sostenibilidad fiscal y el crecimiento económico.

Explicó que las calificaciones también reflejan la reciente recuperación del crecimiento que debería ayudar a estabilizar la deuda del gobierno general.

Espera que la política monetaria ancle las expectativas de inflación, mientras que considera que el tipo de cambio flexible de Colombia debería continuar sirviendo como un amortiguador económico clave, mientras que los mercados locales de capital y deuda continúan profundizándose.

La principal debilidad de las calificaciones de Colombia sigue siendo su perfil externo, en particular, su alta deuda externa y su débil liquidez, respaldada por la volatilidad de los términos de intercambio, advierte la firma en su reporte.

En contraste con la tendencia en la mayor parte de América Latina, espera un repunte modesto en el crecimiento del PIB en Colombia.

Su escenario base supone que el crecimiento del PIB mejorará durante 2019-2021, a un promedio de 3.2% del 1.4% alcanzado en 2017 (el crecimiento más bajo desde la crisis financiera mundial de 2009) y un promedio de 2.0% en 2016-2018.

Estima el PIB per cápita de Colombia en US$6.500 en 2019.

El crecimiento de Colombia se deriva de una recuperación continua de un choque externo significativo que causó una caída importante en los ingresos de exportación, la inversión local y los ingresos del gobierno, así como de una caída importante en el consumo luego de un aumento del 3% en el impuesto al valor agregado (IVA) puntos que entraron en vigencia en 2017.

Posteriormente, la producción estable de petróleo y los precios han ayudado a que el consumo y la inversión se recuperen de los mínimos recientes, más que mitigar la reciente desaceleración en el crecimiento global.

La tasa de crecimiento económico de Colombia podría mejorar en los próximos tres años, dijo, si el gobierno puede acelerar la implementación de sus ambiciosos programas de infraestructura, como “4G” y el “Metro de Bogotá”. Del mismo modo, la implementación efectiva de su acuerdo de paz con el grupo guerrillero más grande del país podría contener riesgos políticos a largo plazo y aumentar la seguridad.

Sin embargo, también señala que “el creciente descontento popular con la clase política tradicional del país y las complicaciones de implementar un acuerdo de paz sensible y divisivo con la guerrilla han complicado la dinámica política”.

Dijo que el presidente Iván Duque ha sufrido una caída en sus calificaciones de popularidad, lo que complica su capacidad para avanzar la legislación en el Congreso, donde su propio partido carece de mayoría.

Estas dinámicas políticas podrían generar una mayor incertidumbre en la implementación de la política económica en los próximos años, agregó.

El tribunal constitucional de Colombia rechazó la ley de financiamiento de 2018 el 16 de octubre de 2019, argumentando que el proceso de aprobación no cumplió con los criterios de publicidad y debate para aprobar una reforma. El fallo entrará en vigencia el 1 de enero de 2020. El tribunal permitió al gobierno mantener el producto de todos los impuestos impuestos por la ley de financiamiento en 2019.

Dado que el tribunal no consideró que los cambios al código tributario de la ley de financiamiento de 2018 fueran inconstitucionales, el Gobierno espera, como escenario caso base, aprobar en el Congreso la misma reforma del código tributario para fines de este año.

“Esperamos que el perfil externo de Colombia mejore gradualmente dado un ajuste externo lento y continuo que impulsa las CAR.

En general, la producción y los precios estables del petróleo sostendrían la base de exportaciones del país, mientras que las remesas, las exportaciones de servicios y los ingresos por factores impulsarían gradualmente los ingresos en divisas.

La estrecha base industrial del país ha contribuido al reciente desempeño lento de las exportaciones no tradicionales, a pesar de un peso colombiano más competitivo debido a la depreciación.

Por otro lado, consideró que el mayor consumo y la formación de capital se han traducido en crecientes importaciones de capital y bienes generales, contribuyendo a una ampliación del CAD en Colombia.

“Esperamos que el CAD promedie el 4% del PIB durante 2019-2022, aunque principalmente financiado por inversión extranjera directa neta”, anticipó la agencia internacional.

Teniendo en cuenta las tendencias de la balanza de pagos y las reservas, el escenario base de S&P es que la deuda externa neta estrecha tendrá un promedio de 105% de CAR durante 2019-2022, lo que aún representa una mejora desde el récord de 2016 de 124%.

Su cálculo de la deuda externa incluye las tenencias no residentes de deuda en moneda local emitida en el país que, como se esperaba, se estabilizó por debajo de los US$24 mil millones desde fines de 2018 y ve que las necesidades de financiamiento externo bruto promedian el 96% de las CAR más las reservas internacionales utilizables durante 2019-2022.

En su escenario base supone que el Gobierno podrá aprobar nuevamente la ley de financiamiento antes de fin de año de 2019. La ley incluye excepciones de IVA más bajas para las bebidas azucaradas y la cerveza, impuestos sobre los dividendos para los residentes locales, impuestos sobre la renta más altos para las personas con altos ingresos, y un mayor impuesto a las transacciones en bienes inmuebles de alto valor. El paquete representa alrededor del 0,7% del PIB.

Estima que los déficits del gobierno general (administración central, banco central, seguridad social y Fondo de Garantía para Instituciones Financieras) promedien 1.8% del PIB durante 2019-2022. Para el mismo período, esperamos que el cambio neto en la deuda del gobierno general promedie 2.1%.

La planificación fiscal y el debate en Colombia están anclados en una regla fiscal estructural que establece objetivos anuales y un camino para el déficit del gobierno central.

Desde el inicio de la regla, algunos objetivos y parámetros se han cambiado anualmente bajo la guía de un comité fiscal independiente.

Para el análisis de la agencia (que se centra en el gobierno general), asume déficits fiscales del gobierno central mayores que los que el comité fiscal proyecta actualmente. Espera que el gobierno probablemente busque mayores recaudaciones de ingresos, especialmente después de 2020.

Así mismo, proyecta que la deuda del gobierno general, neta de activos líquidos (sin incluir las reservas internacionales), se mantenga estable en un promedio justo por debajo del 40% del PIB durante 2019-2022.

Además, que la carga de intereses permanezca ligeramente por encima del 10% de los ingresos del gobierno general, lo que refleja los esfuerzos para mejorar el perfil de la deuda.

La deuda del gobierno central denominada en moneda local representa alrededor del 70% de la deuda total. Los no residentes poseen alrededor del 40% del total de la deuda comercial del gobierno central. Evaluó los pasivos contingentes del sector financiero y todas las empresas públicas no financieras como limitadas.

La calificación en moneda local de Colombia es más alta que la calificación en moneda extranjera, lo que refleja la credibilidad de su política monetaria, su régimen de tipo de cambio flotante y la profundidad de sus mercados de capitales.

Compartir: