América Latina y el Caribe resienten debilidad en comercio exterior; habrá más desaceleración: Cepal

85

 

El complejo contexto internacional, caracterizado por el agravamiento de las tensiones comerciales, provocará un debilitamiento en el desempeño del comercio exterior de la región de América Latina y el Caribe durante este año.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicó este martes su informe Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe 2019, en donde se proyecta que el valor de las exportaciones e importaciones regionales de bienes registren una caída de 2.0% y 3.0%, respectivamente.

“Esta caída también se ve impulsada por una menor demanda mundial, la creciente sustitución de importaciones por producción nacional en algunas economías, la menor proporción de la producción china que se destina a la exportación, el retroceso de las cadenas globales de valor y la irrupción de nuevas tecnologías que causan un impacto en la naturaleza misma del comercio, entre otros factores”, de acuerdo con un resumen del informe de la Cepal.

Sin embargo, al separar las distintas subregiones se observa una “importante heterogeneidad”, de acuerdo con el organismo perteneciente a Naciones Unidas y liderado por Alicia Bárcena.

En este sentido, América del Sur experimentaría una contracción del valor de sus envíos de 6.7%, muy superior al promedio regional.

“En ello influye el estancamiento económico por el que atraviesa la subregión -con una proyección de crecimiento de apenas 0.2% en 2019, lo que afecta negativamente al comercio intrarregional- y el elevado peso que tienen los productos básicos en su canasta exportadora, varios de los cuales han registrado caídas de sus precios”, según se lee en el reporte.

Sin embargo, sólo Argentina, Ecuador y Uruguay podrían aumentar el valor de sus envíos en 2019, impulsados por alzas de los volúmenes exportados de sus productos básicos.

En tanto, Centroamérica, el Caribe y México registrarán aumentos del valor de sus exportaciones (2.6%, 3.7% y 2.8% respectivamente).

“Ello refleja su menor dependencia de los productos básicos y su mayor vinculación comercial con Estados Unidos, cuya demanda de importaciones ha mostrado una mayor resiliencia que la de los otros mercados principales de exportación de la región”, se indicó.

México, en particular, se ha beneficiado de las oportunidades de sustituir productos chinos en el mercado de los Estados Unidos y durante 2019 se ha convertido en el socio comercial más importante de ese país.

(Con información de T21)

Compartir: