Davivienda Corredores presentó en Medellín ‘El Libro 2020’; estas son sus proyecciones económicas

190

 

En la sede de la Cámara de Comercio de Medellín para Antioquia, Davivienda Corredores presentó los principales apartes de su publicación ‘El Libro 2020’, texto en el cual se analizan las principales proyecciones económicas y bursátiles de Colombia para el próximo año.

En términos generales, la comisionista estima que el crecimiento en 2020 va a ser muy similar al de 2019 y se proyecta en 3,2%.

Los factores que dinamizarán el crecimiento el próximo año frente al observado en 2019 son las actividades relacionadas con la construcción de edificaciones, que tendrán un crecimiento positivo, aunque modesto tras una caída consecutiva de tres años, buen crecimiento del consumo de los hogares a pesar de los efectos de la devaluación.

“Las bajas tasas de interés que se observan en la actualidad, y su reducción adicional prevista en 2020, junto con una inflación controlada deberán seguir propiciando un buen comportamiento del consumo”, explica el Libro 2020.

Andrés Langebaek, director ejecutivo de Estudios Económicos del Grupo Bolívar, comentó que se esperan “tasas de interés moderadas e inflación que se debe ajustar especialmente en el tema de alimentos”. De hecho, la comisionista proyecta que la tasa de interés en Colombia baje a 4,14%.

Así mismo, en otros ítems, se prevé que haya un crecimiento marginal en la inversión pública y una recuperación en el sector constructor, incluidas las obras civiles, impulsadas por el inicio de proyectos como el Metro de Bogotá.

En cuanto a las devaluaciones fuertes del peso colombiano respecto al dólar que han frenado el crecimiento del consumo, este ha sido un gran peso en mediciones como la confianza del consumidor, la cual puede afectar la compra de vivienda el próximo año, indicó Langebaek.

Factores de riesgo: impacto fiscal no se puede pasar por alto

En cuanto a potenciales problemas, Davivienda Corredores destacó aspectos como la demanda externa de Colombia, el cumplimiento de las metas fiscales de 2020 que implicará el reforzamiento de los controles a la expansión del gasto público y los impactos por devaluación en compra de inventarios y maquinaria, entre otros, agregó Langebaek. 

De otro lado, se cree que 2020 será un año sin mayores presiones alcistas en términos inflacionarios, pero los principales riesgos podrían venir de una indexación a un nivel de precios más alto, producto de los resultados de 2019 y un fenómeno de El Niño más intenso de lo esperado. En promedio, se prevé que esta sea de 3,64%, superior a la de 2019.

Compartir: