FMI alerta sobre alta deuda global y sobrevaloración de mercados financieros

129

El ritmo de la actividad económica mundial sigue siendo débil, y los mercados financieros esperan que las tasas se mantengan más bajas durante más tiempo de lo previsto a principios de 2019, dijo el Fondo Monetario Internacional en un informe.

Las condiciones financieras se han aliviado aún más, ayudando a contener los riesgos a la baja y respaldar la economía global en el corto plazo, agregó, pero, dijo, las condiciones financieras flexibles tienen un costo: alientan a los inversores a tomar más oportunidades en la búsqueda de mayores rendimientos, por lo que los riesgos para la estabilidad financiera y el crecimiento siguen siendo altos a mediano plazo.

Recordó que la más reciente edición de su Informe de Estabilidad Financiera Global destaca las vulnerabilidades elevadas en los sectores financieros corporativos y no bancarios en varias economías grandes.

Estos y otros puntos débiles podrían amplificar el impacto de un shock, como una intensificación de las transacciones comerciales o un Brexit sin acuerdo, lo que representa una amenaza para el crecimiento económico, advirtió el organismo.

Esta situación plantea un dilema para los responsables políticos. Por un lado, el FMI considera que pueden querer mantener las condiciones financieras fáciles para contrarrestar un deterioro en las perspectivas económicas. Por otro lado, deben protegerse contra una mayor acumulación de vulnerabilidades. El GFSR señala algunas recomendaciones de políticas, que incluyen el despliegue y el desarrollo, según sea necesario, de nuevas herramientas macroprudenciales para empresas financieras no bancarias.

Giros y vueltas
Desde abril, los mercados financieros mundiales se han visto afectados por los giros y vueltas de las tensiones comerciales y la importante incertidumbre política.

Un deterioro en el sentimiento empresarial, el debilitamiento de la actividad económica y la intensificación de los riesgos a la baja para las perspectivas han llevado a los bancos centrales de todo el mundo, incluido el Banco Central Europeo y la Reserva Federal, a flexibilizar la política.

Los inversores han interpretado las acciones y comunicaciones del banco central como un punto de inflexión en el ciclo de la política monetaria.

Alrededor del 70 por ciento de las economías, ponderadas por el PIB, ha adoptado una postura monetaria más acomodaticia.

El cambio ha sido acompañado por una fuerte disminución en los rendimientos a más largo plazo. En algunas economías importantes, las tasas de interés son profundamente negativas. Sorprendentemente, para el FMI, la cantidad de bonos gubernamentales y corporativos con rendimientos negativos ha aumentado a alrededor de US$15 billones.

El resultado, dijo, son condiciones financieras aún más fáciles, pero también una acumulación continua de vulnerabilidades financieras, particularmente en el sector corporativo y entre las instituciones financieras no bancarias.

Su estudio mostró que las corporaciones en ocho economías importantes están asumiendo más deuda, y su capacidad para atenderla se está debilitando.

“Observamos el impacto potencial de una desaceleración económica material, una que es la mitad de severa que la crisis financiera mundial de 2007-08. Nuestra conclusión es aleccionadora: la deuda de empresas que no pueden cubrir los gastos de intereses con ganancias, lo que llamamos deuda corporativa en riesgo, podría ascender a US$19 billones. Eso es casi el 40 por ciento de la deuda corporativa total en las economías que estudiamos, que incluyen Estados Unidos, China y algunas economías europeas”, especifica el documento.

Al mismo tiempo, llamó la atención sobre que la deuda externa está aumentando entre las economías emergentes y fronterizas a medida que atraen los flujos de capital de las economías avanzadas, donde las tasas de interés son más bajas.

La deuda externa mediana ha aumentado al 160 por ciento de las exportaciones del 100 por ciento en 2008 entre las economías de mercados emergentes. Una fuerte restricción en las condiciones financieras y mayores costos de endeudamiento les dificultarían pagar sus deudas.

Mercados sobrevalorados
Las valoraciones de activos estiradas en algunos mercados también contribuyen a los riesgos de estabilidad financiera, dijo el FMI.

“Los mercados de valores parecen estar sobrevalorados en los Estados Unidos y Japón. En los principales mercados de bonos, los diferenciales de crédito, la compensación que los inversores exigen para soportar el riesgo crediticio, también parecen estar demasiado comprimidos en relación con los fundamentales”, detalló.

La deuda externa está aumentando entre las economías emergentes y fronterizas a medida que atraen los flujos de capital de las economías avanzadas, donde las tasas de interés son más bajas, explicó mientras dijo que la deuda externa mediana ha aumentado al 160 por ciento de las exportaciones del 100 por ciento en 2008 entre las economías de mercados emergentes. “Una fuerte restricción en las condiciones financieras y mayores costos de endeudamiento les dificultarían pagar sus deudas”, concluyó.

Compartir: