Colombia dejaría de recibir $10,5 billones por caída en precios del petróleo

Los precios internacionales del petróleo han caído en promedio casi un 20 % luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) no pudiera llegar a un acuerdo con sus aliados para reducir la producción internacional de crudo.

El barril de petróleo de referencia WTI se ubica a un valor de US$33,34, mientras que el de Brent (que usa Colombia para sus cuentas) cae hasta los US$36,34.

De acuerdo con el equipo de investigaciones económicas de Banco de Bogotá, por cada dólar en el barril de petróleo que esté por debajo del proyectado por el Gobierno, Colombia deja de recibir $430.000 millones ($220.000 millones de dividendos petroleros y $210.000 millones de recaudo tributario).

El Gobierno Nacional, en su actualización del Plan Financiero, proyectó un precio promedio del Brent de US$60,5 por barril para 2020. Teniendo en cuenta que la caída del Brent lo ha llevado a un promedio de US$36 por barril, y de mantenerse esta tendencia, la Nación estaría dejando de recibir $10,5 billones de ingresos este año.

Esta falta de recursos no solo afectaría continuar con el gasto social que viene adelantando la Nación, sino que dificultaría que Colombia pueda alcanzar sus objetivos fiscales y de reducción de deuda.

¿Qué hacer ante la volatilidad?

Analistas del mercado no prevén que el problema de la devaluación de la moneda y de bajos precios del petróleo vaya a solucionarse de manera rápida.

Corficolombiana cree que el Gobierno Nacional y el Banco de la República deben tomar medidas para hacer frente a esta situación internacional.

“Esperamos que el Banco de la República disponga de la línea de crédito flexible por US$11.000 mil millones que tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) e implemente medidas macroprudenciales orientadas a moderar el ritmo de endeudamiento de los hogares, así como prevenir y evitar futuros deterioros de la cartera crediticia del sistema financiero”, dice la compañía.

Por su parte, según el Banco de Bogotá, por cada $100 que sube la tasa de cambio, el déficit de cuenta corriente del país se amplía en 0,1 % del PIB.

Corficolombiana agrega que el emisor colombiano también puede intervenir el mercado cambiario a través de un programa de desacumulación de reservas internacionales (venta esterilizada de dólares) para reducir la volatilidad (más no el promedio) de la tasa de cambio y aliviar la caja de los Intermediarios del Mercado Cambiario (IMC).

Corficolombiana cree que una rebaja en la tasa de interés del Banco de la República puede ser perjudicial para la economía nacional.

“El balance de riesgos locales apunta a que una reducción de tasas de interés puede ser perjudicial para la economía, en un contexto en el que el déficit en cuenta corriente supera el 4 % del PIB, la cartera de consumo crece a tasas anuales de dos dígitos, la inflación está cerca al límite superior del rango de BanRep (3,7% en febrero) y la devaluación de la tasa de cambio aumentará las presiones inflacionarias. Así, creemos que BanRep mantendrá su tasa de interés inalterada al menos durante el primer semestre del año”, dijo.

En análisis finaliza proyectando que el Gobierno Nacional puede implementar “un paquete de emergencia” para compensar la desaceleración de la demanda privada.

“En particular, podría hacer uso del espacio adicional que le permite la Regla Fiscal cuando el precio del petróleo cae por debajo de su nivel de largo plazo (ciclo petrolero negativo), así como del gasto adicional permitido para asumir los costos de la migración venezolana (0,5% del PIB). En cualquier caso, este choque implicará un deterioro fiscal importante para el país”, concluyó.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias