Aramco, mayor petrolera del mundo, reducirá gasto de capital por coronavirus; ganancias de 2019 se desploman

235

 

Saudi Aramco dijo en las últimas horas que planea recortar el gasto de capital a raíz del brote de coronavirus, y también registró una caída en las ganancias del año pasado, faltan pronósticos en su primer anuncio de ganancias como compañía cotizada.

La decisión de Arabia Saudita el año pasado de cotizar acciones en su compañía petrolera estatal, la compañía más rentable del mundo, fue uno de los elementos centrales en el programa del Príncipe Heredero Mohammed bin Salman para la reforma económica y política.

La salida a bolsa récord se promocionó como hacer que el mayor exportador de energía del mundo sea más profesional y transparente.

La disminución del 21% en las ganancias netas del año pasado significa que no cumplió con las previsiones de los analistas para el período que culminó con la venta de acciones, meses antes de que la pandemia de coronavirus se convirtiera en un factor para los precios del petróleo.

En las últimas semanas, Riad ha anunciado que está aumentando la producción en una guerra de precios del petróleo con Rusia que ha provocado una caída de los precios mundiales y contribuido a la caída del coronavirus en los mercados financieros internacionales.

La compañía dijo que espera que el gasto de capital para 2020 sea de entre US$25 mil millones y US$30 mil millones a la luz de las condiciones actuales del mercado y la reciente volatilidad de los precios de los productos básicos, en comparación con US$32.800 millones en 2019.

Aramco ya ha tomado medidas para “racionalizar” su gasto de capital planificado para 2020, dijo el CEO Amin Nasser en un comunicado.

“El reciente brote de COVID-19 y su rápida propagación ilustran la importancia de la agilidad y la adaptabilidad en un paisaje global en constante cambio”, dijo.

Aramco cotizó sus acciones en Riad en diciembre en una oferta pública inicial récord de US$29.400 millones que lo valoró en US$1.7 billones.

Sus acciones cayeron por debajo del precio de la oferta pública la semana pasada por primera vez, ya que los precios del petróleo colapsaron después del colapso de un acuerdo de producción entre miembros de la Opep y no miembros de la Opep.

Los precios del petróleo han caído casi un 50% desde los máximos alcanzados en enero y tuvieron su mayor descenso en un día el nueve de marzo desde la Guerra del Golfo de 1991.

Los futuros del crudo Brent se cotizaron por última vez a US$33,85 por barril el viernes, por debajo de los US$64 cuando Aramco cotizó sus acciones.

Flujo de efectivo
La estrategia de Arabia Saudita para ganar participación de mercado inundando los mercados con petróleo barato ha revivido las preocupaciones de los inversores de que la rentabilidad de la compañía ocuparía el segundo lugar de las estrategias dirigidas por el gobierno para influir en los mercados petroleros.

“Los inversores extranjeros pueden ver los eventos recientes como una confirmación de que la dirección estratégica de Aramco es impulsada por su accionista mayoritario, impulsado por el desarrollo nacional y la geopolítica, no simplemente por la maximización del valor de los rendimientos de esta compañía”, dijo Hasnain Malik, jefe de estrategia de capital de Tellimer.

A pesar de una caída en los ingresos, Aramco dijo que pagó un dividendo de US$732.00 millones en 2019 y tiene la intención de declarar un dividendo en efectivo de US$75.000 millones en 2020, pagado trimestralmente.

Aramco, que pertenece en un 98% al reino del Golfo, reportó una ganancia neta de US$88.200 millones en 2019, por debajo de US$111.100 millones en 2018.

Los analistas esperaban que Aramco publicara una ganancia neta de $346.600 millones de riales (US$92.600 millones) en 2019, según una estimación de 15 analistas encuestados por Refinitiv.

Aramco dijo que la caída en las ganancias se debió principalmente a “menores precios del petróleo crudo y volúmenes de producción, junto con la disminución de los márgenes de refinación y químicos, y un deterioro de $ 1.6 mil millones asociado con Sadara Chemical Co.”

“Suponiendo el precio de US$35 por barril, los ingresos y el Ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) de Aramco podrían contraerse en un 20-30% en comparación con nuestras previsiones anteriores y el desempeño de la compañía en 2018-2019”, dijo Energy analista Dmitry Marinchenko de Fitch Ratings.

 

Biraj Borkhataria, un analista de energía con sede en Londres en RBC Capital Markets, dijo que un cambio de US$10 por barril en los precios afecta el flujo de efectivo de operaciones de Aramco (CFFO) en US$15 mil millones, mientras que cada cambio de 100.000 barriles en la producción impacta a CFFO en US$1.100 millones, suponiendo un precio de US$60 por barril. “Un precio más bajo supera a los mayores volúmenes de producción”, dijo.

Arabia Saudita ha actuado durante mucho tiempo como el productor oscilante del mercado mundial del petróleo, el único país capaz de reducir o aumentar de manera sustancial y rápida la producción para igualar la demanda y apuntalar los precios.

Aramco podría financiar fácilmente el dividendo para los accionistas minoritarios, que poseen el 1,7% de la compañía, incluso si los precios del petróleo caen a US$10-20 por barril, ya que la participación de las minorías es de aproximadamente US$1.300 millones, dijo Borkhataria de RBC.

Aramco sigue siendo la compañía más rentable del mundo, superando a las grandes petroleras occidentales como Exxon Mobil Corp y Apple Inc, que ganó US$55 mil millones en su último año fiscal que terminó en septiembre.

Mazen al-Sudairi, jefe de investigación de Al Rajhi Capital, dijo que a pesar de los vientos en contra económicos y los bajos precios del petróleo, Aramco podrá mantener “buenos dividendos” a un precio del crudo Brent de US$40 o incluso US$20 por barril.

Aramco dijo que tenía una producción total de hidrocarburos de 13.2 millones de barriles por día de petróleo equivalente en 2019, en comparación con 13.6 millones de barriles por día de petróleo equivalente en 2018.

 

 

 

 

(Con información de Reuters)

Compartir: