Efectos económicos ante coronavirus en Colombia pueden ser más fuertes de lo esperado

574

El miedo e incertidumbre en los mercados financieros se han acentuado tras iniciar esta semana en negativo, ante la expansión del coronavirus en Colombia y los países latinoamericanos, al igual que en EE. UU. y Europa, nuevo foco de la pandemia, razón que ha llevado a los analistas económicos a cambiar sus perspectivas iniciales de año y lo que puede venir ante tal coyuntura, aunque calcular datos puntuales aún es apresurado ante la velocidad con la que marcha todo lo relacionado con el Covid-19.

Valora Analitik consultó a varios analistas y entidades sobre qué se puede esperar al respecto.

Para Germán Cristancho, gerente de Investigaciones Económicas de Davivienda Corredores, el coronavirus y la caída en los precios del petróleo se han conjugado y se han convertido en “dos choques que están frenando la actividad económica, van a afectar las tasas de crecimiento internacionales y están afectando claramente las cadenas de suministro, la demanda agregada por lo que vamos a tener en el año 2020 menores tasas de crecimiento, que muy probablemente se van a traducir en menores expectativas de utilidades para las compañías”.

Por su parte, el equipo de Investigaciones Económicas de Corficolombiana, dirigido por José Ignacio López, destaca que “el impacto económico asociado a este episodio puede ser mucho más severo de lo que inicialmente se pensaba, y si bien debería ser temporal, no puede descartarse que hasta que el mundo no cuente con una vacuna quizás no desaparezca por complemento. Por esta razón es importante que tanto el sector público como el privado trabajan de forma conjunta, y que todos, sin excepciones, contribuyan no solo buscando mitigar los riesgos de contagio, sino en la búsqueda de una respuesta solidaria frente a los efectos adversos que tendrá el coronavirus en la economía”.

A su vez, señala que la mayoría de las empresas podría soportar un escenario de parálisis de ventas que dure hasta dos meses, pero más allá de este tiempo, empezarán a verse seriamente afectadas. Por otra parte, al realizar un análisis sectorial se encontró que los sectores no se verán afectados de la misma manera durante esta crisis debido a que no todos presentan la misma exposición y no todos tienen la capacidad de responder con la liquidación de sus activos para honrar sus compromisos. En particular, debe prestarse atención al sector de hoteles y restaurantes que es el que mayor probabilidad tiene de no poder responder a sus obligaciones. Por tanto, el acceso a recursos que le permita operar mientras pasa la tormenta es de vital importancia para asegurar que se mantenga a flote.

En tanto, la Dirección de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercados de Bancolombia, en cabeza de Juan Pablo Espinosa, ha señalado que la actual coyuntura es un desafío para la economía colombiana pues “en las variables agregadas del país, las repercusiones más importantes que se prevén de nuevos escenarios de precios del petróleo son un crecimiento económico que podría ser inferior a la contemplada en su escenario base (3,3% anual), debido a las afectaciones directas (menor crecimiento del sector minero-energético), pero especialmente por las indirectas. Así mismo, los precios al consumidor aumentarían por encima de lo contemplado en su escenario base (3,4% al cierre del año)”.

Debido a ello, sería en el segundo semestre de 2020 y en 2021 en donde el impacto sería más evidente.

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif) no es más optimista y también ha expresado sus dudas debido a que “los efectos de la propagación del Covid-19 se empiezan a sentir en la economía real, particularmente en los sectores de comercio y servicios, debido a que ya se están implementando medidas de contención del virus como el autoaislamiento, la cancelación de eventos masivos, suspensión de actividades escolares y el trabajo en casa. Sin duda, habrá consecuencias en los resultados de crecimiento global sobre el cual se han deteriorado las perspectivas para 2020”.

En tal sentido, se darían choques de presión sobre la inflación, la cual se podría ubicar entre 3,7%-3,9%, acercándose al techo del rango meta del Banco de la República. Por esta razón, se deberá estar muy atento al comportamiento de los precios de los alimentos luego de los choques de oferta de inicios de 2020 y a la magnitud del pass-through cambiario, en función del contagio que pueda experimentar Colombia ante la volatilidad externa.

A través de su cuenta de Twitter, Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo, señaló que es importante que “el Gobierno Nacional pueda acelerar la entrada del mecanismo de compensación de IVA para los hogares más vulnerables, incluso aumentando el monto transitoriamente. Es un esquema útil para proteger los ingresos de los informales, que dependen del día a día para sobrevivir”.

Compartir: