Petróleo se desploma esperando menos consumo; fondos de cobertura vendieron sus posiciones

Hoy el mercado internacional está viendo otra de sus peores jornadas en la historia. Los precios del petróleo bajan más del 10 % y las principales bolsas del mundo reportan pérdidas que las han llevado a suspender operaciones.

El petróleo de referencia WTI baja 9,86 % a US$29,97 por barril, mientras que el de referencia Brent (que usa Colombia para sus cuentas fiscales) cae 11,32 % a US$30,78 por barril.

Según Reuters, los fondos de cobertura continuaron vendiendo petróleo en previsión de una fuerte caída en el consumo del crudo, incluso antes de que los principales gobiernos anunciaran restricciones de viaje más estrictas a fines de la semana pasada.

Las ventas totales desde el comienzo del año han alcanzado los 637 millones de barriles: en dos oleadas, la primera dura aproximadamente del siete de enero al 18 de febrero (457 millones en seis semanas) y la segunda desde el 18 de febrero (180 millones en tres semanas)

El estallido de una guerra de volumen entre Arabia Saudita y Rusia ha agravado los efectos del coronavirus en el transporte y el consumo de petróleo, creando una segunda ola de venta de fondos de cobertura.

 Los fondos fueron grandes vendedores la semana pasada de Brent (74 millones de barriles) y pequeños vendedores de gasolina estadounidense (6 millones) pero compradores de diésel estadounidense (10 millones), gasóleo europeo (5 millones) y WTI (8 millones).

Según Jhon Kemp, analista de mercado de Reuters y especialista en petróleo, dado que la mayoría de las aerolíneas de pasajeros cancelan vuelos, se alienta a muchos empleados a trabajar desde sus hogares y en algunos países con un bloqueo casi completo, el consumo de combustible para el transporte se verá muy afectado.

“A corto plazo, las restricciones de viaje y las medidas de distanciamiento social reducirán el consumo mundial de petróleo en varios millones de barriles por día, la mayor caída en un período tan corto registrado”, dijo Kemp.

El experto cree que el impacto se extenderá desde los destilados medios (que están más estrechamente relacionados con la fabricación y el transporte) hasta la gasolina (más estrechamente relacionada con los consumidores).

 

Compartir: