IFC y Banco Mundial suben a US$14.000 millones paquete de ayuda por coronavirus

220
David Malpass, presidente del Banco Mundial

 

Los directorios ejecutivos del Banco Mundial y la junta de directores de la Corporación Financiera Internacional (IFC) aprobaron un aumento que lleva a US$14.000 millones el paquete de financiamiento de desembolso acelerado para ayudar a las empresas y los países en sus esfuerzos por prevenir, detectar y atacar la rápida propagación del Covid-19.

Con este paquete se reforzarán los sistemas nacionales de preparación en la salud pública, en particular en lo que respecta a la contención, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad.

IFC, miembro del Grupo Banco Mundial, incrementará su financiamiento relacionado con el Covid-19 de US$6.000 millones a US$8.000 millones, como parte del paquete total de US$14.000 millones, para ayudar a las empresas privadas y los empleados afectados por la desaceleración económica.

La mayor parte del financiamiento se destinará a las instituciones financieras clientes, de modo que puedan continuar ofreciendo financiamiento para el comercio, respaldo al capital de trabajo y préstamos a mediano plazo a empresas que sufren interrupciones en sus cadenas de suministro.

La respuesta de IFC también ayudará a los clientes actuales de sectores económicos directamente afectados por la pandemia —como el turismo y las manufacturas — para que puedan continuar cubriendo sus costos.

El paquete también beneficiará a sectores que participan en la respuesta a la pandemia, como el sector de la atención de la salud y los segmentos conexos, que enfrentan una mayor demanda de servicios, equipos médicos y productos farmacéuticos.

“Es esencial acortar el tiempo que transcurra hasta la recuperación. Este paquete constituye una forma de apoyo urgente a las empresas y sus trabajadores para reducir el impacto financiero y económico del Covid-19”, dijo David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial.

Según Malpass, el Grupo Banco Mundial se ha comprometido a brindar una respuesta rápida y flexible basada en las necesidades de los países en desarrollo.

“Las operaciones de apoyo ya están en marcha, y las herramientas de financiamiento ampliado que se aprobaron hoy ayudarán a sostener las economías, las empresas y los puestos de trabajo”, enfatizó el presidente.

Los US$2.000 millones adicionales refuerzan el paquete de respuesta inicial anunciado el tres de marzo, que constaba de US$6.000 millones en financiamiento del Banco Mundial y US$6.000 millones de IFC para ofrecer asistencia a microempresas y pymes, que son las más vulnerables a las conmociones económicas.

“Esta pandemia no solo se está cobrando vidas; es probable que su impacto en las economías y en las condiciones de vida se prolongue más allá de la etapa de emergencia sanitaria”, sostuvo Philippe Le Houérou, director general de IFC.

“Por eso —recalcó Le Houérou— procuramos garantizar la continuidad de las operaciones de nuestros clientes durante este tiempo para que el sector privado del mundo en desarrollo esté mejor equipado y pueda contribuir a que las economías se recuperen más rápidamente”.

Compartir: