Fitch rebajará proyección de PIB de América Latina por coronavirus

La calificadora de riesgo internacional Fitch Ratings publicó un documento en el cual afirma que los países de Latinoamérica son muy vulnerables a la crisis económica que está causando el coronavirus, principalmente por su dependencia de los commodities.

Según la calificadora, la propagación global del coronavirus y la fuerte caída de los precios del petróleo “exacerban” los desafíos existentes que enfrentan los principales soberanos latinoamericanos.

De los 10 soberanos sudamericanos calificados con Fitch más México, cuatro (Bolivia, Chile, Colombia y Uruguay) tienen perspectivas negativas.

“Las tendencias negativas de calificación muestran cuán lento es el crecimiento económico, las dificultades para consolidar las cuentas fiscales y las restricciones políticas y sociales en la formulación e implementación de políticas que ya pesan en los perfiles de crédito soberano”, dijo la firma.

De hecho, Fitch considera que Colombia, junto a Panamá, posee un déficit moderado, con perspectivas inciertas de estabilización de la deuda, y problemas de credibilidad fiscal

La proyección inicial de crecimiento económico para Latinoamérica de Fitch era de entre 1,5 % y 2 %.

Esto se revisará a la baja sustancialmente en nuestras próximas publicaciones Global Economic Outlook y Sovereign Comparator para reflejar un crecimiento global más débil (incluyendo China y EE. UU.) Si bien LatAm ha registrado muchos menos casos de coronavirus que Asia o Europa, los gobiernos de la región están adoptando medidas de contención que, en diversos grados, afectarán la actividad económica, el turismo y la confianza”, dijo Fitch.

Agregó que los gobiernos de la región generalmente están en una posición fiscal más débil para responder a los shocks que en otros lugares y para muchos soberanos en la región, los balances fiscales son peores que en 2008, antes de la recesión global más reciente.

“Una pérdida de ingresos relacionados con los productos básicos y otros ingresos debido a la desaceleración acentuará los desafíos fiscales, mientras que las políticas para apoyar a ciertos sectores o la economía en general probablemente reemplazarán los esfuerzos de consolidación. El deterioro fiscal junto con la depreciación de las monedas y un crecimiento más lento harán que la estabilización de la deuda sea aún más difícil y es probable que aumenten las relaciones deuda-PIB en toda la región”, finalizó.

Compartir: