Fitch rebajó calificación de Ecopetrol; confirmó las de Sura, GEB y otras

Hoy, Fitch Ratings ha rebajado la calificación de Ecopetrol S.A., Oleoducto Central S.A. (Ocensa) y A.I. Candelaria (España), S.L., al tiempo que afirmó sus calificaciones en otras empresas colombianas luego de la rebaja de la calificación soberana de Colombia de esta semana.

Las rebajas de calificación de Ecopetrol, Ocensa y A.I. Candelaria refleja el vínculo directo e indirecto de estas compañías con la rebaja de la calificación soberana de Colombia, que Fitch rebajó esta semana hasta ‘BBB-‘ desde ‘BBB’.

Las calificaciones de Emgesa, Isagen y UNE EPM Telecomunicaciones se han afirmado en ‘BBB’, lo que refleja el techo del país para Colombia de ‘BBB’.

Las perspectivas negativas de las calificaciones en moneda extranjera reflejan el hecho de que podrían verse afectadas negativamente por las rebajas de la calificación soberana del país y el techo del país, dijo la firma.

Estas empresas –dijo- operan dentro de Colombia y no cuentan con efectivo o Ebitda extraterritorial sustancial de otros países.

Las calificaciones de Grupo de Inversiones Suramericana (Grupo Sura) (‘BBB’ / Estable) fueron confirmadas y reflejan su efectivo y Ebitda en el exterior fuera de Colombia.

El techo país aplicable para Grupo Sura es el de Chile, ya que el flujo de efectivo de Chile es suficiente para cubrir los gastos por intereses de ambas compañías.

El techo país aplicable del Grupo Energia Bogotá (GEB) (‘BBB’ / Estable), cuyas calificaciones fueron confirmadas, es el de Perú, ya que el flujo de caja de Perú es adecuado para cubrir los gastos por intereses de GEB.

Las calificaciones de Transportadora de Gas Internacional (TGI) (‘BBB’ / Estable) reflejan su fuerte vínculo con su empresa matriz, GEB.

Una rebaja adicional de la calificación soberana de Colombia probablemente resultará en rebajas de calificación para Ecopetrol, Ocensa, A.I. Candelaria, Emgesa, Isagen y UNE EPM Telecomunicaciones, advirtió.

En su reporte, indicó que la rebaja soberana refleja un probable debilitamiento de las métricas fiscales clave a raíz de la recesión económica causada por una combinación de conmociones derivadas de la fuerte caída de los precios del petróleo y los esfuerzos para combatir la pandemia mundial de coronavirus.

Fitch espera una contracción moderada de la economía colombiana en un 0,5% en 2020, impulsada por una desaceleración significativa en la demanda interna y las exportaciones de petróleo, seguida de una modesta recuperación del 2,3% en 2021.

Un aumento en la carga de la deuda en los últimos años y una esperada caída de los ingresos fiscales ha dejado al Gobierno de Colombia con menos espacio fiscal para contrarrestar los shocks económicos, en opinión de Fitch.

La perspectiva negativa refleja los riesgos a la baja para las perspectivas de crecimiento económico y finanzas públicas, y para la capacidad y la calidad de la respuesta política del Gobierno para reducir decisivamente los déficits y estabilizar la deuda en los próximos años, dada la magnitud de los choques, concluyó.

Compartir: