Europa entregó lista de medidas para viajar en avión ante riesgo de coronavirus

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades entregó una lista de recomendaciones en cuanto a bioseguridad a la hora de tomar vuelos una vez se reinicien. Estas medidas van dirigidas tanto a usuarios como a las aerolíneas en aras de protegerse del coronavirus.

De acuerdo con lo citado en medios internacionales, de seguir los parámetros del Centro Europeo para la Prevención, no será necesario dejar asientos vacíos en los aviones como método para guardar distancia entre viajeros.

Entre las medidas lanzadas para resguardarse del coronavirus, se incluye el uso de mascarilla quirúrgica y la activación de los filtros HEPA, que limpian el aire de virus y bacterias.

Antes de salir de casa

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades hace especial hincapié en que las personas que tienen síntomas o han estado cerca de un enfermo por coronavirus no deben viajar.

Así, las aerolíneas y los operadores aeroportuarios deberán enviar mensajes a los pasajeros para recordar que no se viaje con síntomas y un documento electrónico que se tendrá que firmar 24 horas antes del vuelo y que recoge los síntomas del coronavirus y los riesgos de viajar junto a alguien que esté enfermo.

En este punto, la Agencia Europea de Seguridad Aérea (Easa) recomienda a las compañías que cambien los tiquetes de forma gratuita a los pasajeros que, hasta seis horas antes del despegue, tengan sospechas de estar contagiados de coronavirus.

Al llegar al aeropuerto

Una vez el pasajero ha decidido ir al aeropuerto debe entrar sólo y con la mascarilla quirúrgica puesta. No se permite ir con acompañantes que no vayan a viajar por lo que las despedidas se trasladan al parking, la boca del metro o la puerta de la terminal. Se harán excepciones con personas con movilidad reducida.

La guía de la Easa señala que si las autoridades nacionales aprueban los controles de temperatura en los aeropuertos estos se deberán poner en la puerta. Es decir, será el primer filtro que el pasajero tenga que pasar antes de facturar y entregar la maleta.

Los controles no deberán ser invasivos y se repetirán en caso de obtener un positivo. Si se registra más de 38 grados de temperatura corporal no se deberá volar. En este punto, la agencia recuerda que los controles de temperatura “tienen efectos limitados” ya que la fiebre se puede bajar con paracetamol y muchos contagiados no tienen síntomas.

Evitar contacto

La Easa insta a las empresas a favorecer los procesos automáticos de facturación y a limitar al máximo el número de maletas en cabina para agilizar los embarques y evitar contactos.

De cara a pasar el control de seguridad, el aeropuerto debe asegurar que se respeta una distancia física de 1,5 metros entre los pasajeros y que el personal del filtro lleva mascarilla, guantes desechables, pantallas protectoras y batas si el uniforme no se cambia a diario.

El pasajero solo debe quitarse la mascarilla para pasar las fronteras y los controles de seguridad si se lo piden.

El reto de embarcar

El momento de embarcar es uno de los más críticos del viaje ya que es muy difícil mantener la distancia social.

La Easa recomienda que se respete el distanciamiento físico siempre que sea posible por lo que a la hora de subir al avión pide que se escalone el embarque en función del asiento a ocupar, que los pasajeros respeten las distancias en las colas y que se reparta gel hidroalcohólico en la puerta del avión.

Si la compañía opta por llevar a los viajeros hasta la aeronave en autobús deberá hacer más viajes para evitar aglomeraciones. Estas medidas obligarán a las aerolíneas a hacer escalas más largas.

Asimismo, los pasajeros deberán optar por llevar la tarjeta de embarque en el móvil para evitar el contacto con el personal de tierra y asegurarse de que llevan suficientes mascarillas quirúrgicas para todo el vuelo. Se prohíben las mascarillas caseras o de tela.

Finalmente, la Easa remarcó que, en el avión, siempre deben estar conectados los filtros HEPA y no se podrá tener a los pasajeros más de 30 minutos sin los filtros o la ventilación activada y se debe limitar el uso de las boquillas de aire acondicionado personales.

(Con información de elEconomista.es)

Compartir: