Moody’s ve recuperación real de precios del petróleo en EE. UU. hacia 2022

Imagen de referencia. Foto: Tomada de Pixabay

Moody’s Investors Service publicó un informe sobre la situación actual del mercado petrolero en EE. UU., revelando que sus supuestos de precio a mediano plazo se ubican entre US$45 y US$65 por barril para la referencia WTI, por debajo de su anterior proyección de US$50-US$70.

Así si bien explica que el crecimiento de la producción de esquisto en EE. UU. volverá y probablemente supere los márgenes máximos registrados con anterioridad, los precios del petróleo se recuperarán significativamente solo hacia 2022, “y las empresas financieramente más sólidas consolidarán aún más los activos de esquisto”.

La disminución de los costos de equilibrio mantendrá las inversiones de esquisto en EE. UU. como una alternativa sólida a los proyectos de mayor costo y ciclo más largo. Sin embargo, una recuperación de esquisto aún necesitará precios más altos y tomará varios años.

Sobre su actual proyección, sin embargo, Moody’s mencionó que el ajuste no indica un cambio radical en los fundamentos de la industria, como en 2015-16, pues desde entonces los productores han reducido los costos y realineado los activos para protegerse contra los bajos precios del petróleo.

No obstante, “los precios dependerán de cuán rápido se recupere la demanda, y los altos inventarios de crudo y combustible retrasarán una recuperación inicial hasta 2021”, aseveró.

En cuanto a los precios del gas natural, Moody’s ve que parecen estar listos para un impulso hacia 2021 a medida que la producción de crudo de EE. UU. caiga y con ello se dé contrapeso a la sobreproducción asociada a los bajos precios del gas en los últimos años.

Los bajos precios del gas han erosionado la calidad crediticia y las calificaciones de las empresas enfocadas en el sector, pero la reducción de la producción de petróleo traerá una caída relacionada en la producción de gas asociada, aliviando el exceso de oferta y ayudando a estabilizar la viabilidad económica y la calidad crediticia de los productores.

“Hemos evaluado a todas las compañías calificadas de petróleo y gas desde principios de marzo, tomando medidas más inmediatas para empresas de grado especulativo con riesgo elevado y monitoreando de cerca a otras cuyos riesgos anticipamos que aumentarán. Nuestras acciones de calificación se han medido relativamente para empresas con grado de inversión, cuyo riesgo de incumplimiento sigue siendo bajo”, agregó la calificadora.

Sin embargo, la debilidad en la liquidez de algunas compañías del sector aumentaría el riesgo de incumplimiento y precipitaría las rebajas a pesar de la solidez crediticia de algunas más.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias