S&P sube calificación de emisor a Gran Tierra Energy

Foto: Archivo Valora Analitik

S&P Global Ratings subió su calificación crediticia de emisor a la canadiense Gran Tierra Energy (GTE) hasta ‘B-’ desde ‘CCC+’.

De igual manera subió las calificaciones de emisión a ‘B-’ desde ‘CCC+’ de sus notas senior no garantizadas a tasa de 6,25 % con vencimiento en 2025 y sus notas senior no garantizadas a tasa de 7.75% con vencimiento en 2027 (cada una por US$300 millones).

Además, la calificadora retiró las calificaciones del listado de Revisión Especial (CreditWatch) con implicaciones negativas, donde se habían colocado el 15 de mayo de 2020.

La perspectiva estable, según S&P, se basa en sus expectativas sobre el efecto de los bajos precios del petróleo y una reducción de la demanda.

Se considera que Gran Tierra mantendrá índices de deuda 5.0 veces sobre el Ebitda. Además, S&P cree que el recorte al gasto de inversión (capex) de la compañía, sin vencimientos de deuda significativos y las devoluciones del impuesto al valor agregado (IVA) del Gobierno colombiano, reducirán la presión sobre su posición de liquidez.

Según la firma, se tuvo en cuenta la recepción de una dispensa sobre sus restricciones financieras (covenants), lo que reduce el riesgo de una aceleración potencial de su deuda durante los próximos 17 meses.

Así mismo, se consideró que Gan Tierra anunció haber completado los términos renegociados bajo su línea de crédito comprometida después de que la compañía solicitó una dispensa en medio del entorno económico adverso actual.

De otro lado “GTE recibió una dispensa de sus restricciones financieras (covenants) hasta el primero de octubre de 2021. Consideramos que esta autorización evitará que la compañía afronte cualquier aceleración de pago de su línea de crédito revolvente y de sus notas senior no garantizadas bajo sus restricciones de incumplimiento cruzado”, revisó S&P.

“Esperamos que Gran Tierra incumpla con su restricción financiera (covenant) de deuda a EBITDAX de su línea de crédito revolvente para mediados de 2020, dados los precios constantemente bajos del petróleo y la reducción potencial de la demanda del volumen de demanda”, añadió.

Como se esperaba en la anterior revisión, para el 31 de mayo de 2020, los acreedores habían establecido la nueva base de endeudamiento disponible de GTE en US$225 millones desde US$300 millones asignada previamente.

Dado que la compañía ya había retirado US$204 millones a la misma fecha, “consideramos que las fuentes de liquidez de Gran Tierra ahora son insuficientes en caso de acceso limitado a los mercados financieros”, indicó S&P.

Los factores que mitigan esta situación son la capacidad de la compañía para reducir el gasto de inversión (capex) y la falta de vencimientos de deuda en los próximos 12 meses.

Además, “consideramos que GTE podría beneficiarse de aproximadamente US$50 millones a US$80 millones en ingresos extraordinarios de efectivo en forma de devoluciones del ingreso al valor agregado (IVA) del Gobierno colombiano durante el segundo semestre de 2020”, expuso la calificadora.

Sin embargo, bajo las condiciones de dispensa de las restricciones, GTE usará estos fondos para reducir el monto del saldo pendiente de su línea de crédito revolvente y, al mismo tiempo, la compañía todavía podrá retirar estos US$50 millones y los US$21 millones en fondos sin utilizar en caso de necesitarlo hasta noviembre de 2022.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias