Ventas minoristas en EE.UU. aumentaron por tercer mes consecutivo, pero menos de lo esperado

Los consumidores gastaron menos de lo esperado en Estados Unidos en julio, ya que un retroceso en las ventas de automóviles ayudó a enfriar una economía que lucha por sacudirse los efectos de la pandemia de coronavirus.

Así las cosas, las ventas minoristas aumentaron un 1,2 % en el sexto mes, frente al aumento esperado del 2,3 % de los economistas encuestados por Dow Jones.

Sin embargo, las noticias no fueron del todo decepcionantes: de acuerdo con información de Cnbc, excluyendo los automóviles, la ganancia fue de 1,9 %, por delante de la estimación de 1,2 %.

Un informe separado también mostró que la productividad de los trabajadores aumentó a su ritmo más rápido en 11 años, un 7,3 % anualizado para el segundo trimestre y muy por delante de la estimación de Reuters de 1,5 %. En general, fue el tercer aumento mensual consecutivo.

Recomendado: Índice de precios al consumidor en Estados Unidos subió 0,6 % en julio

“Al igual que en el informe de empleo, las ventas minoristas contrastan radicalmente con la idea de que el crecimiento en julio se ‘estancó’, cuando en realidad continuó a un ritmo sólido, aunque algo más lento”, comentó en una nota el economista de Citigroup Andrew Hollenhorst.

Según Cnbc, considerado un referente para una economía que obtiene dos tercios de su actividad de los consumidores, las ventas minoristas experimentaron un aumento de 8,4 % en junio, que incluyó enormes ganancias en las ventas de muebles y electrodomésticos. Ese número de junio ya era fuerte en 7,5 %, pero se revisó al alza.

Sin embargo, esas ganancias se enfriaron cuando un resurgimiento en los casos de Covid-19 hizo que las actividades de reapertura se ralentizaran.

Hay que decir que las ventas de aparatos electrónicos y electrodomésticos aumentaron las ventas mensuales 22,9 %, mientras que la ropa aumentó 5,7 % y los bares y restaurantes, una industria especialmente golpeada por el coronavirus, aumentaron 5 %.

Las partes de vehículos de motor y los distribuidores reportaron una caída de 1,2 %, bajando el número de titulares. Los artículos deportivos y las librerías experimentaron una caída de 5 %, mientras que los proveedores de hogar y jardín informaron una caída de 2,9 %.

En total, Estados Unidos todavía marcó la tercera ganancia mensual consecutiva para el comercio minorista, que se desplomó 14,7 % en abril y luego se recuperó a 18,3 % en mayo como el cierre brusco de marzo para detener el descongelamiento del virus.

Recomendado: Peticiones de subsidio por desempleo en EE. UU. bajan de un millón por primera vez desde marzo

Los últimos tres meses mostraron que “el gasto del consumidor se ha disparado a niveles récord”, indicó Chris Rupkey, economista financiero en jefe de MUFG Union Bank. “Todavía no puede haber una recesión en el país si el consumidor está gastando su corazón de esta manera”, agregó.

“Dado el alto desempleo continuo, las ventas minoristas en agosto y en el otoño dependerán en gran medida de la oportunidad y el alcance de más asistencia gubernamental”, dijo Robert Frick, economista corporativo de Navy Federal Credit Union.

Según Cnbc, incluso con una caída del PIB de 32,9 % en el segundo trimestre calculado sobre una base anualizada, los consumidores seguían siendo responsables de 67 % del gasto. El desempleo ha estado cayendo, pero todavía está en 10,2 %, mientras que el informe de solicitudes de desempleo del jueves también mostró una imagen que se está recuperando lentamente, pero con 28,3 millones de estadounidenses que todavía reciben beneficios.

(Con información de Cnbc)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias