Banco Mundial otorgó préstamo a Colombia para infraestructura sostenible por US$500 millones

El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó a Colombia un préstamo por US$500 millones para garantizar la continuidad y el acceso a los servicios de infraestructura básica por parte de los grupos más vulnerables y fomentar el desarrollo de infraestructura resiliente y sostenible en respuesta a la crisis de la Covid-19.

Según el Banco Mundial, la crisis ocasionada por la pandemia ha ejercido una presión significativa sobre las empresas de provisión de servicios esenciales como electricidad, agua y saneamiento, y transporte público. Además, ha impactado en el desarrollo de obras de infraestructura.

Por esta razón, el préstamo busca apoyar al Gobierno de Colombia para afrontar el impacto de la crisis en sectores vulnerables, establecer las bases de políticas para la recuperación económica y avanzar en reformas que promuevan el desarrollo de energías limpias y un transporte sostenible.

“El Banco Mundial acompaña los esfuerzos más relevantes que hemos puesto en marcha para responder de manera adecuada y oportuna a las necesidades que la pandemia Covid-19 ha generado en nuestra agenda de infraestructura, así como en lo que implementaremos para su reactivación y la de toda la economía”, indicó Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia.

El jefe de la cartera de Hacienda agregó que este préstamo contribuirá con recursos importantes para el financiamiento del Presupuesto General de la Nación.

Recomendado: Banco Mundial resalta acciones anticorrupción en Colombia durante la pandemia

Así las cosas, el nuevo crédito para el país tiene el fin de apoyar tres pilares del programa del gobierno:

Por un lado, mantener la provisión de servicios esenciales y el acceso a la infraestructura básica a través del financiamiento a empresas de servicios públicos y alianzas público-privadas (APP) que enfrenten tensiones financieras. Esto permitirá asegurar la prestación de servicios a los hogares más vulnerables y al sector productivo. Asimismo, según el Banco, se apoyará la sostenibilidad financiera de los servicios básicos domiciliarios, los sistemas integrados de transporte masivo urbano y las concesiones de infraestructura vial en el país.

Por otro lado, se buscará promover el desarrollo de infraestructura resiliente y sostenible para la recuperación de la economía tras la pandemia. El programa apoyará medidas para aumentar la eficiencia y competitividad del sector energético, logístico, y la movilidad urbana, todo ello con un enfoque de reducción en las emisiones de carbono. Además, pretende incrementar el uso de energías renovables no convencionales, el volumen de carga transportada por modos fluviales y la flota de vehículos eléctricos en el país, entre otros objetivos.

Y, en tercer lugar, se estima facilitar el financiamiento de infraestructura sostenible a largo plazo. De acuerdo con el Banco Mundial, estos recursos potenciarán el desarrollo de infraestructura a través de modelos innovadores de financiamiento gubernamental y privada que han sido exitosos en otros países, lo que podría verse como un estímulo importante para la generación de empleos.

“El sector de infraestructura es un elemento esencial dentro de una estrategia integral para reconstruir la economía, mitigar el impacto social y promover la recuperación del país mientras se fortalecen las capacidades productivas de las familias colombianas”, indicó Ulrich Zachau, director del Banco Mundial para Colombia y Venezuela.

Zachau añadió que “con esta operación esperamos impactar positivamente en la creación de empleo, la competitividad y el crecimiento con un fuerte enfoque de mitigación y adaptación al cambio climático.”

El Ministerio de Minas y Energía, el Ministerio de Transporte, y el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio y el Departamento Nacional de Planeación serán los responsables de la coordinación e implementación de este financiamiento de Política Pública de Desarrollo (DPF, por sus siglas en inglés).

Hay que decir que esta operación forma parte del paquete de apoyo del Banco Mundial a Colombia para enfrentar la crisis ocasionada por la Covid-19, con un claro enfoque en la recuperación económica tras una primera operación enfocada en la respuesta humanitaria.

Recomendado: Banco Mundial señala ‘estrés hídrico’ para Colombia

El Grupo Banco Mundial, una de las principales fuentes de financiamiento y conocimientos para los países en desarrollo, está adoptando medidas rápidas y de amplio alcance a fin de ayudar a esos países a fortalecer su respuesta frente a la pandemia.

En tal sentido, respalda intervenciones de salud pública, trabaja para garantizar el suministro de insumos y equipos clave, y ayuda al sector privado a continuar sus operaciones y preservar el empleo.

Por esta razón, destinará hasta US$160.000 millones en un plazo de 15 meses como apoyo financiero para ayudar a más de 100 países a proteger a los sectores pobres y vulnerables, y apoyar a las empresas e impulsar la recuperación económica. Dicho monto incluye US$50.000 millones correspondientes a nuevos recursos de la Asociación Internacional de Fomento que se ofrecerán mediante donaciones y préstamos en condiciones sumamente concesionarias. 

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias