Aplique este sistema de Jeff Bezos y su empresa no parará de crecer

Jeff Bezos, CEO de Amazon

No basta solo con una buena idea y tener ventas, se necesita liderazgo, visión y estrategia para que su compañía prospere. Estos principios de Bezos llevarán su negocio al máximo nivel.

No es necesario decir quién es Jeff Bezos pero si por alguna razón usted no ha escuchado de él, le contamos que es el hombre más rico del mundo, tiene 56 años, fundó Amazon, es hijo adoptivo y dueño de uno de los periódicos más importantes del mundo.

Se trata de un líder global dueño de una fortuna de US$ 207.000 millones, según datos finales del mes de agosto de 2020. Dejó atrás a Bill Gates, el segundo en la lista de los multimillonarios, por casi US$ 100.000 millones y todo, impulsado por la pandemia, como ya se creía que iba a pasar cuando el mundo tuvo que encerrarse y comprar todo por internet.

Pero lo que parece un accidente, en realidad no lo es. La visión de Bezos se ha ido conociendo con el paso de los años a través de diferentes cartas que él envía a sus accionistas, donde explora la forma de resolver viejos problemas de la humanidad. En su libro “The Bezos Letters”, el escritor Steve Anderson hace un resumen analítico del Sistema Bezos, que consiste en cuatro ciclos y 12 principios de crecimiento.

Los ciclos son: Pruebe, Construya, Acelere y Escale. Así que si quiere tener ese pensamiento Bezos en su mente de empresario, tome note y comience a seguir sus pasos. Imítelo para que su compañía crezca, tal vez no llegue a ser Amazon, pero seguro contará una gran historia.

Recomendado: Estos son los 10 multimillonarios más ricos de 2020, según Forbes

Primer ciclo: Prueba

Si tiene una gran idea, como un nuevo caldo con arepa dentro de un cubo deshidratado, una nueva máquina de empaques con bolsas personalizadas o la nueva aplicación para que los pájaros hablen, haga primero la prueba dentro del mercado, antes de dejar su trabajo tirado o de vender la casa. Eso medirá si existen individuos que lo quieran comprar.

Principios de crecimiento

1. Promueva las derrotas exitosas

La cultura competitiva nuestra no permite la derrota, le teme y la castiga socialmente muy fuertemente. Pero se equivocan. Las empresas que crecen intentan y fallan mucho. Por cada vez que Google saca al mercado un nuevo servicio existieron docenas que se quedaron en el camino. Explorar es el único modo de encontrar caminos.

2. Apueste a las grandes ideas

Ahora que se lanzó a la exploración, haga los intentos necesarios. Si lo hizo 10 veces, fracasó en ocho, entonces tiene dos que sí funcionan. Redirija el tiempo a las cosas que han probado y las probabilidades de éxito en el camino llegarán.

3. Practique la innovación dinámica

Su visión debe estar firme, como la mano en el timón del barco, pero en el camino las cosas no están escritas en la roca. Ya sea que su empresa sea digital, de cemento o en ladrillo, instale los sistemas que permitan recibir información en tiempo real sobre sus procesos. Nunca deje de aprender.

Segundo ciclo: Construya

Con la información real que indique si su negocio es viable ahora es tiempo de hacer un negocio. Es momento de construir.

Distintas empresas tienen distintos sistemas de creación de producto. No es lo mismo, por ejemplo, un negocio de base digital o creativa que una fábrica de pasteles o una granja de caballos. Desarrolle sistemas que te permitan responder la demanda actual, prever la futura y, además (esto es esencial), espacio para continuar su proceso de innovación dinámica.

Principios de crecimiento

4. Obsesiónese con sus clientes

Grandes ideas pero cero ventas: de esos ejemplos están llenos los negocios. A fin de cuentas, no importa lo genial que parezca la idea si no tiene a nadie a quién vendérsela. Amazon desarrolló un algoritmo de búsqueda, calificación y retroalimentación cuyo fin es -sigue siendo- entender y deleitar a cada uno de sus millones de clientes. Entender a su cliente es una tarea que requiere esfuerzo y dinero, pero que paga con creces y evita que pierda demasiado tiempo en caminos que no llevan a ninguna parte.

5. Piense en el largo plazo

Amazon perdió dinero por muchos años antes de empezar a ganar, pero desde el día uno se plantearon una meta que bien merecía el esfuerzo. Es preferible intentar lo imposible y fallar, que intentar lo alcanzable y lograrlo.

6. Haga de su cliente el centro de todo: el modelo ‘Flywheel’

En ventas, hay muchos sistemas que se basan en el modelo funnel de conversión, que es un proceso de filtración de clientes donde solo importa al final la venta. No el cliente. El caso opuesto es tener al cliente en el centro de atención, llevarlo por ese viaje, entender su experiencia para que este vuelva a comprar, se le llama ‘Flywheel’. El ‘funnel sale’ es excelente para una venta única, pero el ‘flywheel’ es ideal para ventas repetidas. El cliente regresa una y otra vez en un ecosistema que cambia en torno suyo. En más de un sentido, el cliente es el arquitecto mismo de su experiencia.

Tercer ciclo: Acelere

Tiene un modelo probado y una base de clientes que permite crecimiento sostenido. ¡Felicidades: usted tiene una empresa real y exitosa! Aquí es donde se detienen gran parte de las empresas que existen: con un modelo de negocios que funciona, y en el que optan por quedarse donde están y no crecer más.

Crecer es creer. Es momento de pasar al siguiente nivel.

Principios de crecimiento

7. Genere decisiones de alta velocidad

La burocracia puede ahorcar a las empresas de mediano tamaño. En estos momentos se requiere una revisión al liderazgo para mantener el crecimiento con decisiones estratégicas veloces. ¡No todos los fundadores son buenos CEO! Algunas veces conviene un cambio de batuta; algunas es cuando el líder se aparta y sigue adelante. Se requiere valentía y control de riesgos para poder agregar valor y eliminar aquello que sobra.

8. Haga lo complicado, sencillo

Simplifique, quédese con lo mejor, facilite la vida a sus clientes, atendiendo su core business, misión y visión, que tienen que ser claras, vigentes y compartidas con toda su organización.

9. Acelere el tiempo con tecnología

La tecnología puede ser su mejor aliado. No tenga miedo de probar nuevas cosas. Por ejemplo, la ‘Compra en un Click de Amazon’, que en su momento fue patentada, fue un elemento revolucionario que reducía la fricción al mínimo y facilitaba la vida al cliente. Automatice, aligere y acelere el crecimiento con la tecnología que tenga a su alcance. Incluso los negocios pequeños y medianos pueden encontrar formas de lograrlo.

Recomendado: Cambio climático será clave para definir el futuro de los mercados financieros

Cuarto ciclo: Escale

No todos los negocios pueden ser Amazon. Pero sí desarrollar una estrategia de escala (en inglés: scale-up) que les permita atender las necesidades de más personas sin destruir el núcleo de lo que son y han construido.

Esto solo será posible si se han establecido previamente las bases que se señalan en los ciclos anteriores. Esta es la diferencia entre atender a cientos y atender a miles o millones, y es la clave de una empresa con un impacto más allá de su nicho inicial.

Principios de crecimiento

10. Mantenga la cultura

El riesgo de desgarre es inminente. No pocas empresas se han perdido por un crecimiento descontrolado que las hace perder su centro, su estilo y su misión. Cuide los canales de comunicación para que el sentimiento de ser un equipo o, mejor aún, una familia, no sucumban ante la presión y la distancia.

11. Concéntrese en los altos estándares

La distancia y la velocidad pueden impactar muy fácilmente la manera en que se hacen las cosas. Un mal sistema de delegación puede resultar en mala calidad, mal servicio y clientes insatisfechos. Con el prestigio de la marca y el futuro de la empresa en juego, este no es momento de bajar la guardia.

12. Mida lo que importa, cuestione lo que mide y confíe en su intención

La cantidad de números e información que se genera en una operación de amplio rango puede resultar ruidosa y confusa. Administre sus flujos de información para medir aquello que importa y tener a la mano los datos que necesita para tomar las decisiones. Pero las decisiones no se automatizan: éstas requieren de la intuición, experiencia y sensibilidad de riesgo del liderazgo en la empresa. Las empresas que caminan en automático pronto meten reversa.

(Con información de AltoNivel.com.mx y Entrepreneur)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias