Banco Mundial: Remesas globales caerán 14 % en 2021; América Latina y Colombia, las menos afectadas

 

A medida que la pandemia de Covid-19 y la crisis económica continúan propagándose, se proyecta que la cantidad de dinero que los trabajadores migrantes envían a casa disminuirá un 14 % para 2021 en comparación con los niveles anteriores al Covid-19 en 2019, según estimaciones publicadas hoy en el Banco Mundial.

Prevé que los flujos de remesas hacia los países de ingresos bajos y medianos (Pibm) caigan un 7 %, a US$508.000 millones en 2020, seguido de una nueva disminución del 7,5 %, a US$470.000 millones en 2021.

Los principales factores que impulsan la disminución de las remesas, dijo el Banco Mundial, incluyen crecimiento económico y niveles de empleo débiles en los países de acogida de migrantes, precios del petróleo débiles; y depreciación de las monedas de los países emisores de remesas frente al dólar estadounidense.

“El impacto de Covid-19 es generalizado cuando se ve a través de la lente de la migración, ya que afecta a los migrantes y sus familias que dependen de las remesas”, dijo Mamta Murthi, vicepresidenta de Desarrollo Humano y presidenta del Grupo Directivo de Migración del Banco Mundial.

Las caídas en 2020 y 2021 afectarán a todas las regiones, con la caída más pronunciada esperada en Europa y Asia Central (en un 16 % y un 8 %, respectivamente), seguidas de Asia Oriental y el Pacífico (11 % y 4 %), Oriente Medio y África del Norte (8 % y 8 %), África Subsahariana (9 % y 6 %), Asia Meridional (4 % y 11 %) y América Latina y el Caribe (0,2 % y 8 %).

Se espera que de parte del Banco Mundial que la importancia de las remesas como fuente de financiamiento externo para los Pibm aumente en 2020, incluso con la disminución esperada.

Los flujos de remesas a los Pibm alcanzaron un récord de US$548.000 millones en 2019, mayor que los flujos de inversión extranjera directa (US$534.000 millones) y la asistencia para el desarrollo en el extranjero (alrededor de US$166.000 millones).

El Banco Mundial espera que la brecha entre los flujos de remesas y la Inversión Extranjera Directa (IED) se amplíe aún más, ya que se espera que la IED disminuya de manera más pronunciada.

Recomendado: Inversión extranjera a Colombia cae y remesas suben al nueve de octubre; difícilmente superarán saldo de 2019

Este año, por primera vez en la historia reciente, es probable que la población de migrantes internacionales disminuya a medida que la nueva migración se ha desacelerado y la migración de retorno ha aumentado.

Se ha informado de la migración de retorno en todas partes del mundo tras el levantamiento de los cierres nacionales que dejaron a muchos trabajadores migrantes varados en los países de acogida. Es probable que el aumento del desempleo frente a las restricciones más estrictas de visado para los migrantes y refugiados provoque un aumento adicional de la migración de retorno.

Los países de origen deben encontrar formas de ayudar a los migrantes que regresan a reasentarse, encontrar trabajo o abrir negocios, indica el informe del Banco Mundial.

Es probable, dijo, que el aumento de la migración de retorno resulte oneroso para las comunidades (a las que regresan los migrantes), ya que deben proporcionar instalaciones de cuarentena en el plazo inmediato y apoyar los esfuerzos de vivienda, empleo y reintegración a medio plazo.

Según la base de datos mundial de precios de remesas del Banco Mundial, el costo promedio mundial de enviar US$200 fue del 6,8 % en el tercer trimestre de 2020, prácticamente sin cambios desde el primer trimestre de 2019.

Esto es más del doble del objetivo de desarrollo sostenible del 3 % por 2030. El costo fue el más bajo en el sur de Asia (5 %) y el más alto en el África subsahariana (8,5 %).

Los bancos son el canal más costoso para enviar remesas, con un promedio del 10,9 %, seguido de las oficinas de correos con el 8,6 %, los operadores de transferencia de dinero con el 5,8 % y los operadores móviles con el 2,8 %.

A pesar de ser los más baratos, los operadores móviles y de transferencia de dinero enfrentan cada vez más obstáculos a medida que los bancos cierran sus cuentas para reducir el riesgo de incumplimiento de los estándares contra el lavado de dinero (AML) y el financiamiento del terrorismo (CFT).

Para mantener abiertos estos canales, especialmente para los migrantes de bajos ingresos, las reglas ALD / CFT podrían simplificarse temporalmente para pequeñas remesas.

Además, el fortalecimiento de las regulaciones de dinero móvil y los sistemas de identidad mejorará la transparencia de las transacciones. Facilitar las remesas digitales requeriría mejorar el acceso a las cuentas bancarias para los proveedores de servicios de remesas móviles, así como para los remitentes y receptores de remesas.

América Latina
El Banco Mundial espera que los flujos de remesas hacia América Latina y el Caribe sean de unos US$96.000 millones en 2020, una disminución del 0,2 por ciento con respecto al año anterior.

Las remesas a Colombia, El Salvador y República Dominicana registraron un crecimiento interanual positivo entre los meses de junio y septiembre, luego de caer fuertemente en abril y mayo.

Los flujos hacia el principal receptor de la región, México, se mantuvieron en parte porque los migrantes estaban empleados en servicios esenciales en Estados Unidos y los migrantes elegibles también se beneficiaron de los programas de estímulo estadounidenses.

Costos de remesas: el costo promedio de enviar US$200 a la región aumentó levemente a 5,8 % en el tercer trimestre.

En muchos corredores de remesas más pequeños, los costos siguen siendo altos.

Por ejemplo, el costo de enviar dinero a Haití y República Dominicana supera el 8 %.

 

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias