Bbva y Sabadell cancelaron fusión tras no alcanzar acuerdo sobre el precio

El Banco Sabadell y bbva pusieron punto final a las conversaciones que mantenían para su fusión tras encontrar fuertes discrepancias al hacer números -que no en el reparto de poder- para cerrar un acuerdo, así los informaron ambas entidades en sendos hechos relevantes remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Cnmv).

El Sabadell, en su comunicación al supervisor, afirma que el motivo de la cancelación definitiva de las negociaciones ha sido la ecuación de canje de acciones entre ambas entidades, algo que ha generado el rechazo «por unanimidad» de todo el consejo de administración de la entidad catalana.

Por su parte, Bbva avanza en una escueta nota que “las conversaciones en relación con una potencial operación de fusión con el Banco de Sabadell han concluido sin que se haya llegado a un acuerdo”.

Recomendado: Fusión entre Bbva y Sabadell crearía el segundo banco español más grande por volumen de activos

Los motivos de la ruptura han sido puramente económicos y no tienen que ver con el reparto de poder y el gobierno corporativo, tal y como confirman fuentes de Bbva a ABC.

A principios de esta semana, las dos entidades ya habían cerrado que la presidencia ejecutiva del futuro grupo la ostentaría Carlos Torres Vila, con el mismo puesto en la actualidad en el Bbva, y que la vicepresidencia no ejecutiva la asumiría Josep Oliu, el ahora presidente del Sabadell.

Los mismos portavoces puntualizan que no planean reforzar su posición en Turquía dado que están cómodos con la participación actual de casi el 50 % en Garanti. Fuentes financieras consultadas añaden que Bbva sigue abierto a operaciones que supongan una generación de valor para los accionistas.

Con la notificación de la ruptura del diálogo, Sabadell caía en Bolsa más de un 12 % a mediodía, mientras que Bbva registraba ganancias con una subida superior al 2,5 % y lideraba los avances en el Ibex 35.

Los inversionistas interpretan así que Sabadell es el gran perdedor de la cancelación de este pacto dada su alta exposición a pequeñas y medianas empresas vinculadas al sector del turismo, muy golpeado por la pandemia del coronavirus y por las posibles futuras quiebras que desembocarán en un incremento de la morosidad.

El abandono de las negociaciones se produce 11 días después de que los dos bancos confirmaran contactos para una posible integración, aunque las primeras conversaciones se iniciaron a principios del pasado verano.

Hay que decir que esta fusión habría generado un grupo financiero con más de 950.000 millones de euros en activos, de los cuales 600.000 millones de euros se habrían localizado en España con un tamaño final en nuestro país que habría quedado algo por debajo al que generará la unión resultante entre CaixaBank y Bankia.

Recomendado: BBVA vende su operación en Estados Unidos por $9.700 millones de euros

Con dicha fusión bancaria, ya fallida, los analistas calculaban unas sinergias o ahorro de costes de alrededor de 700 millones de euros al año un beneficio contable por el fondo de comercio negativo de al menos 7.000 millones de euros.

De la alianza habría surgido el segundo banco español con 46.000 empleados, más de 4.200 sucursales y 8.642 cajeros automáticos repartidos por toda la geografía española.

(Con información de ABC)

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias