Moody’s: Perspectiva negativa para entidades financieras en emergentes en 2021

Las recuperaciones económicas moderadas y desiguales en medio de la pandemia del coronavirus, así como las incertidumbres políticas y comerciales, plantean riesgos para las instituciones y entidades financieras en los mercados emergentes de Asia, América Latina, Europa, Medio Oriente y África en 2021, dijo hoy Moody’s Investors Service en un nuevo informe.

La perspectiva para los bancos es negativa, mientras que las aseguradoras son más estables, ya que el bloqueo de la pandemia ha generado ganancias excepcionales en la rentabilidad, aunque las presiones sobre el capital están aumentando.

“La trayectoria incierta de la calidad de los activos es uno de los mayores riesgos para los bancos, ya que los entornos operativos siguen siendo frágiles en medio de preocupaciones de salud en curso”, dijo la directora general de Moody’s, Celina Vansetti-Hutchins.

“El crecimiento de las ganancias será modesto debido a las bajas tasas de interés y los préstamos moderados, pero los volúmenes de préstamos más bajos deberían ayudar al capital. Además, los cambios en los préstamos y fondos de los bancos en respuesta a una dinámica de la curva de rendimiento más plana y las tasas bajas también presionarán los márgenes de interés netos”, agregó.

En América Latina, los riesgos de los activos son importantes. El crecimiento de los préstamos será modesto, particularmente en México, dada una recuperación económica desigual y los riesgos para la salud en curso. En tanto, los altos colchones de reservas en Brasil y Colombia protegerán contra las incertidumbres en el riesgo de los activos y la volatilidad del mercado, pero las tasas bajas dañarán los márgenes. La amplia liquidez y la mejora del capital respaldarán los nuevos préstamos y la calidad crediticia general. Moody’s señala que el débil crecimiento económico a mediano plazo limitará el crecimiento de las primas de las aseguradoras latinoamericanas, lo que podría conducir a prácticas de suscripción más suaves para ciertos segmentos que participan en mercados altamente competitivos.

En Asia-Pacífico, el foco de atención es el aumento de los préstamos en mora de los bancos y las carteras de inversión volátiles de las aseguradoras. El capital caerá moderadamente en Asia emergente durante los próximos dos años, y los bancos en India y Sri Lanka registrarán mayores caídas de capital sin inyecciones públicas o privadas. En el ámbito de los seguros, China es el actor más relevante en los mercados asiáticos emergentes. Moody’s tiene una perspectiva estable en la mayoría de las líneas de negocio dada una capitalización sólida, pero el aumento de las asignaciones de capital se sumará a la volatilidad de los ingresos por inversiones.

En tanto, en África, la calidad de los activos, la rentabilidad y la liquidez en moneda extranjera seguirán siendo los puntos clave de presión de los bancos.

La presión sobre los fundamentos también se trasladará a los bancos de Europa Central y Oriental, donde las economías se contrajeron más levemente que sus pares de la Unión Europea y están preparados para una recuperación más fuerte en 2021.

En toda la Comunidad de Estados Independientes (países ex soviéticos), los grandes deterioros de los préstamos aumentarán debido al doble impacto económico de la pandemia y la caída del precio del petróleo.

Por su parte, los bancos de los países árabes pueden recibir un impulso de grandes proyectos como la Copa Mundial de la Fifa, que se desarrollará en Catar en 2022, mientras que las aseguradoras son vulnerables a la intensificación de la competencia de precios. Por último, la solvencia de los bancos turcos seguirá siendo débil y estarán bajo presión.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias