Moody’s afirma calificaciones de Tecnoglass, pero mejora perspectiva de negativa a estable

Panorámica de Tecnoglass en Barranquilla. Foto; Cortesía Tecnoglass

Moody’s Investors Service afirmó hoy las calificaciones Ba3 de Tecnoglass y el mismo rating en sus notas senior no garantizadas con vencimiento en 2022. La perspectiva cambió de negativa a estable.

La afirmación de las calificaciones y la estabilización de la perspectiva reflejan la mejora en la estructura de capital de Tecnoglass, junto con la recuperación gradual de su desempeño operativo, indicó la agencia.

En consecuencia, el riesgo de refinanciamiento ha disminuido después de la emisión de una nueva línea de crédito senior garantizada de US$300 millones con vencimiento en 2025. La compañía tiene la intención de utilizar los ingresos netos para pagar toda la deuda pendiente, incluidos sus pagarés senior no garantizados existentes de US$210 millones con vencimiento en 2022, que devengan un interés tasa de 8,2%.

Moody’s agregó que la mejora en las operaciones de Tecnoglass durante los últimos meses está respaldada principalmente por la recuperación del mercado estadounidense, que representa el 93% de los ingresos de Tecnoglass y el 88% de su cartera de pedidos.

Recientemente, Moody’s cambió su perspectiva sobre la industria de la construcción de viviendas de EE. UU. a estable desde negativa, ya que la demanda de viviendas se ha recuperado relativamente rápida y constantemente desde que tocó fondo en el segundo trimestre de 2020.

Por ello, espera que las condiciones actuales del mercado se mantengan estables durante los próximos 12-18 meses. A partir del tercer trimestre de 2020, las viviendas unifamiliares representan el 19% de las ventas de Tecnoglass en EE. UU., un aumento significativo cuando se comparan con el 3% registrado en 2017, lo que es favorable para la calificadora.

Factores que podrían conducir a una mejora o rebaja de las calificaciones

Moody’s explica, sin embargo, que es poco probable que se mejoren las calificaciones de Tecnoglass en el corto plazo. La presión de calificación positiva no surgirá hasta que la actividad de la construcción se restablezca por completo en EE. UU. y otros mercados.

En este punto, una acción positiva requerirá un fortalecimiento sostenido de las métricas crediticias y un amplio margen de liquidez.

Las calificaciones podrían rebajarse si hay indicios de una importante quema de efectivo que amenace la capacidad de Tecnoglass para cubrir gastos corporativos como intereses, impuestos y capital de trabajo con fuentes internas, concluyó.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias