Corantioquia tuvo en 2020 la cifra más alta de inversión en su historia

Corantioquia tuvo en 2020 la cifra más alta de inversión en su historia
Presentación Gestión 2020

Corantioquia informó hoy que culminó con éxito la gestión 2020 de su Plan de Acción 2020 – 2023 “Más sostenibilidad, más Vida. Integrando la naturaleza con el desarrollo” y ejecutó un presupuesto de $136.585 millones, de los cuales el 86% fue destinado a inversión, el cual es el más alto en su historia.

Participación social, recuperación ambiental y protección de áreas estratégicas y biodiversidad hicieron parte de las acciones más destacadas.

El agua, entre las prioridades

En 2020 se fortaleció el Programa Piragua, la red social de monitoreo más grande del país, con 4.793 voluntarios en 148 grupos piragüeros integrados por las comunidades, entre ellas 18 étnicas, además de 35 empresas. Ellos vigilan y reportan datos de 325 fuentes abastecedoras de acueductos, y participan en procesos educativos que promueven el cuidado del agua.    

Con respecto a la descontaminación de ríos y quebradas, Corantioquia destinó cerca de $10.500 millones a la construcción de dos plantas de tratamiento de aguas residuales y 1.384 sistemas sépticos que benefician directamente a 10.677 personas en 40 municipios.

1.944 familias campesinas fueron vinculadas a esquemas de pago por servicios ambientales, de las cuales 151 recibieron apoyo a través del Programa Familias por la Vida de Corantioquia; las demás, a través de convenio con la Gobernación de Antioquia. Su labor contribuyó a conservar 19.789 hectáreas de territorio y a restaurar 1.378, con actividades a las que también se vincularon 11 Juntas de Acción Comunal (JAC).

Sembrar y proteger para cuidar la vida  

Más de 530.000 árboles fueron sembrados en distintas iniciativas promovidas por la Corporación, en las que se invirtieron cerca de $510.000 millones y con las cuales se logró recuperar 1.000 hectáreas de territorio e intervenir otras 817 en áreas estratégicas para la conservación de fuentes hídricas.

Las comunidades, a través de las JAC, también fueron vinculadas a la producción de material vegetal, con 19 Bio Viveros que generarán 100 empleos y producirán 152.000 plantas por semestre.

Durante la vigencia 2020 fueron declaradas 6.888 hectáreas como protegidas, en el área Quitasol – La Holanda, zona de importancia ambiental para el Valle de Aburrá; sobre otras 146.858 hectáreas se avanzó en la ruta de declaratoria, en los que serán Distritos de Manejo Integrado (DMI) Bosque Seco Tropical, en el Occidente antioqueño, y Bajo Cauca Nechí.  Además, 119 guardabosques protegen 196.000 hectáreas en ecosistemas estratégicos de 38 municipios.

Este año también se dio inicio a Espacios Públicos Verdes Antioquia más Viva, una estrategia de intervención urbanística y paisajística que apoya la recuperación ambiental de los municipios y fomenta el turismo y la educación ambiental como estrategias de conservación. Vegachí y Ciudad Bolívar fueron los primeros beneficiados, con una inversión total de $1.386 millones.

En gestión del riesgo, cerca de $1.500 millones fueron destinados a brindar acompañamiento especializado a los municipios. Se destaca la dedicación exclusiva de 14 geólogos que apoyaron el análisis, manejo y prevención de riesgos, así como acciones de mitigación de los efectos del cambio climático.

Con respecto a la protección de la biodiversidad, cobra especial relevancia el trabajo realizado en el cuidado de la fauna silvestre; la campaña Paremos Ya continuó llevando a la comunidad el mensaje de educación para evitar el maltrato, el tráfico y la tenencia ilegal de especies. En lo corrido del año, fueron atendidos 1.218 individuos de fauna silvestre y 1.509 fueron liberados. También sobresale que a la Red Fauna Libre, una iniciativa que vincula a la ciudadanía con el cuidado de la fauna, ya pertenecen 5.327 personas y otras 16.042 fueron sensibilizadas en distintas acciones educativas. 

Participación social y empresarial, clave de la gestión ambiental

Las comunidades y otros actores sociales e institucionales son de vital importancia en la ejecución del Plan de Acción 2020 – 2023. Por primera vez se incorporó a la gestión institucional un capítulo especial para comunidades étnicas; ello permitió que Corantioquia destinara cerca de $2.890 millones al trabajo ambiental con 63 comunidades indígenas y 99 comunidades afro descendientes de la jurisdicción.

Con las comunidades campesinas se fortaleció el trabajo de Hogares Ecológicos, logrando el establecimiento de 400 nuevos hogares y un total de 800 familias vinculadas en 56 municipios. A través de este proceso, que promueve la seguridad y soberanía alimentaria, se apoyó a emprendedores de mercados verdes, quienes durante la pandemia lograron $75 millones en ventas de mercados a domicilio.

Durante el año Corantioquia también adoptó la Política de Inclusión Social, que beneficia a población vulnerable, reservistas de la fuerza pública y jóvenes en su primer empleo, quienes son incluidos en procesos de contratación y programas de impacto social; como resultado, en 2020 fueron contratados con esta población cerca de 192.000 jornales.

En cuanto a sectores productivos, 18 recibieron acompañamiento y asesoría en el cumplimiento de la normatividad y la implementación de buenas prácticas ambientales; 21 organizaciones fueron exaltadas con el Sello de Sostenibilidad, y se apoyó a 50 unidades de negocios verdes.

Finalmente, el ejercicio de la autoridad ambiental reportó un total de 31.134 actuaciones3.000 trámites decididos de fondo, 40 licencias ambientales expedidas y 736 acciones sancionatorias, entre procesos que fueron abiertos y medidas preventivas impuestas por afectaciones a los recursos naturales.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias