FMI ve una mejor economía para América Latina en 2020, pero empeora visión de 2021

FMI ve una mejor economía para América Latina en 2020, pero empeora visión de 2021

Gracias a una reapertura más rápida a lo esperado a cierre del año pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró la previsión de caída del PIB de América Latina en 2020, aunque espera un menor rebote en 2021.

Para el FMI el PIB promedio de la región va a caer 7,4 % en 2020 y rebotará 4,1 % en 2021, frente al -8,1 % y el 4,6 % que había entregado en el informe de octubre.

Explica el organismo multilateral que sin embargo hay una serie de riesgos que pueden poner en peligro esa mejora de las proyecciones. Los más importantes: un recrudecimiento de los casos por coronavirus y retraso de vacunación.

Por lo demás, y de las economías más importantes de la región, el FMI espera que Brasil caiga 4,5 % en 2020 y rebote 3,6 % en 2021 (frente al -5,8 % y el 2,8 % de octubre).

Sobre México, el FMI ve una caída del -8,5 % para 2020 y un crecimiento del 4,3 % en 2021 (-9 % y 3,5 % eran las previsiones de octubre).

En el caso de Perú mejoró la estimación de PIB para 2020 desde -13,9 % hasta 12 %, en tanto para 2021 la subió desde 7,3 % hasta 9 %.

Para la economía de Argentina, hay una mejora en la previsión para 2020 desde -11,8 % hasta 10,4 %, pero, para 2021 es menos optimista al pasar de un rebote de 4,9 % a uno de 4,5 %.

Finalmente, Chile descendería 6,3 % en 2020 y crecería 5,8 % en 2021. Los datos de octubre del año pasado dejaban ver un -6 % en 2020 y un crecimiento del 4,5 % para 2021.

Advierte el FMI que “los costos sociales y humanos de la pandemia han sido enormes, y hacen que se cierna una gran sombra este pronóstico. Se estima que más de 17 millones de personas han entrado en una situación de pobreza. El empleo permanece por debajo de los niveles previos a la crisis y es probable que la desigualdad haya aumentado en la mayoría de los países. Más de 18 millones de personas han sido infectadas, y la cifra de muertos asciende a medio millón”.  Por lo que la incapacidad para contener las nuevas infecciones, la imposición de nuevos confinamientos y “el consiguiente cambio de comportamiento de la gente supondrán, en suma, un lastre para el -crecimiento”.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias