Si perdiste tu empleo o bajó tu salario, comienza por organizar tus finanzas personales

Si perdiste tu empleo o bajó tu salario, comienza por organizar tus finanzas personales

La pandemia, además de generar una alerta en el tema de salud y cuidado personal, trajo consigo una situación atemorizante: perder el empleo o que tu salario se viera afectado considerablemente; dos panoramas que siguen generando gran incertidumbre en 2021.

Más noticias de Finanzas Personales

Quedar desempleado puede ser una de las situaciones más preocupantes a la que nos podemos enfrentar, pues cuando se afecta la economía del grupo familiar debemos asumir el reto de encontrar una salida para suplir las necesidades prioritarias. Esto, sin duda, además de poner en aprietos nuestra calidad de vida, también puede generar un choque emocional que se exterioriza a través de:

  1. Ira: Esta primera etapa está asociada a la impotencia, se presenta por no entender claramente la situación.


2. Tristeza: Al quedar desempleado se vive un proceso de desapego frente al espacio de trabajo, compañeros, salario y propósitos.


3. Aceptación: Es una etapa para entender que la situación es real y debes emprender un nuevo camino laboral.

Replantea tus finanzas personales

Luego de superar el choque emocional y encontrar un estado de aceptación frente a la pérdida de tu empleo, es un buen momento para definir el rumbo de tus finanzas. Si, en primera instancia, organizas tu economía familiar le estarás dando prioridad a lo que realmente necesitas para tu bienestar. Evalúa los recursos disponibles y toma decisiones:

-Tus ahorros son un salvavidas en estos momentos de incertidumbre, pagar deudas es una forma de invertirlos y quedar libre de preocupaciones.


-Realiza un plan para el gasto del dinero que recibiste en la liquidación, cesantías o indemnización, utilízalo para solucionar las necesidades básicas: servicios públicos, alimentación y pago de vivienda.

-Cancela planes de entretenimiento y tarjetas de crédito, organiza detalladamente cómo usarás el dinero que tienes disponible.

Busca alternativas de transporte, el uso de la bicicleta puede ayudarte a ahorrar.

Aprende recetas económicas y evita comprar comida preparada.

Aprovecha los descuentos en las tiendas y tómate el tiempo para comparar precios cuando realices tus compras, puede ser muy beneficioso para tu bolsillo.

Inicia un proyecto de emprendimiento, combina la creatividad con la planeación para que puedas conseguir tus objetivos con mayor certeza.

-Recuerda que disponer de tu patrimonio para solventar las necesidades básicas debe ser la última opción.

No sientas vergüenza por haber perdido tu empleo, infórmate sobre los subsidios que entregan las cajas de compensación y accede a ellos.



Sigue adelante con tus ideas

Tener un plan alternativo al momento de perder el empleo o ver afectado tu salario te dará una perspectiva diferente sobre esta situación que estás viviendo. Es oportuno valorar lo que has conseguido a lo largo de tu experiencia laboral y comprender que las habilidades adquiridas en tu profesión u oficio serán el punto de partida para la búsqueda de un nuevo empleo. Pero mientras encuentras una oferta; usa tu talento como impulso para salir de esta coyuntura, crea una nueva rutina y actualiza tu hoja de vida.

Aunque el proceso de examinar cómo le das sentido a la pérdida de un trabajo puede ser un desafío personal, siempre ayuda tener el apoyo de personas cercanas y profesionales que hayan pasado por una situación similar para avanzar con más éxito.

Lo más importante es entender que somos mucho más que nuestro trabajo y que, por lo tanto, perder el empleo no tiene por qué significar que nos hemos perdido a nosotros mismos.

Para llevar bien esta situación y que el hueco de plata no se sienta tanto, lo invitamos a visitar proteccion.com/tomaelcontrol, donde podrá encontrar herramientas y recursos para manejar de mejor manera su situación.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias