Los US$800.000 millones que separan a Biden y republicanos en el plan de infraestructura de EE. UU.

Washington, Estados Unidos. FOTO: Flickr

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, intenta negociar un plan de infraestructura con el Congreso, proyecto con el pretende reactivar la economía y renovar las vías del país, pero la tarea no ha sido sencilla.

En principio, el demócrata propuso un plan con una inversión de US$2,3 billones, iniciativa que contempla reformas en materia de impuestos a los más adinerados, para recaudar el dinero necesario para inyectar en las obras del país.

-Publicidad-

Entérese de la actualidad Internacional en Valora Analitik

Pero esa cifra no gustó a los republicanos, que cuentan con el 50 % de los escaños del Senado y una importante proporción -aunque no mayoritaria- de la Cámara de Representantes.

Entonces, la Casa Blanca bajó su apuesta y redujo el presupuesto a US$1,7 billones, reduciendo las inversiones a inyectar en obras públicas con el objetivo de sumar votos en el Congreso para sacar adelante su proposición.

Sin embargo, esa reducción tampoco gustó a la oposición, que este jueves presentó sus condiciones para llegar a un acuerdo en el plan de infraestructura: la contrapropuesta de los republicanos es presentar un plan que US$928.000 millones.

El plan de infraestructura de Biden, que ha sido una de sus propuestas bandera desde que llegó al poder, está frenado en el Congreso. US$800.000 millones separan los proyectos presentados por demócratas y republicanos para poder pasar el visto bueno del legislativo.

Dentro de ese monto de US$928.000 millones, los republicanos plantean un gasto de US$506.000 millones en puentes, carreteras y vehículos eléctricos; a los que se suman US$98.000 millones en el sistema de transporte público, US$72.000 millones en el acueducto, además de otras partidas menores relacionadas con la infraestructura.

Jen Psaki, portavoz de la Casa Blanca, dijo que el Gobierno ve “adiciones constructivas a las propuestas anteriores del grupo, incluso en carreteras, puentes y ferrocarriles. Pero seguimos preocupados de que su plan aún no proporcione fondos nuevos sustanciales para necesidades críticas de creación de empleo”.

Para los demócratas es necesario una propuesta más ambiciosa para reparar los hospitales de veteranos, construir sistemas ferroviarios más modernos, mejorar los sistemas de tránsito, eliminar tuberías de plomo y suministrar energía limpia.

El Gobierno Biden y el Congreso tienen alrededor de diez días más para llegar a un acuerdo, previo a, martes siete de junio, cuando el Congreso planea reanudar los asuntos legislativos.

Las apuestas del presidente demócrata son ambiciosas. En la tarde de este jueves su administración presentó el presupuesto para el próximo año fiscal, solicitando un gasto de US$6 billones, el más alto desde la Segunda Guerra Mundial.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias
- Publicidad -