¿Cómo mejorar la salud mental en medio de la pandemia?

Sin duda la pandemia ha motivado expresiones emocionales de toda índole, unas que han potencializado lo mejor de las personas, otras, los aspectos negativos, ambas giran en torno a la necesidad humana de adaptación, balance y equilibrio emocional.

Sumado a ello están las marchas y bloqueos que durante más de un mes se han tomado las calles y carreteras del país. La indignación y las emociones de rechazo o de apoyo, hacen parte del proceso normal de adaptación humana, se suma a las condiciones desfavorables que ha dejado la crisis sanitaria, incremento en la pobreza, el desabastecimiento como efecto de los bloqueos y en general por la dificultad en el acceso a los diferentes servicios. Vea más información de Finanzas Personales.

-Publicidad-

El momento emocional que vivimos está desbordando la capacidad resiliente de los ciudadanos, llevándolos a la baja tolerancia y a la violencia que infortunadamente se contagia colectivamente.

Nos preguntamos ¿qué podemos hacer para tranquilizar los ánimos?, Camilo Gómez, médico y directos de trabajo psicosocial de Positiva Compañía de Seguros comenta que, “podemos decir, que no existen las fórmulas mágicas, pero tener en cuenta acciones como el escuchar y ser escuchados, validar nuestras emociones, ser empáticos, ponerse en la situación de otro, entender que todos tenemos necesidades unos posiblemente más que otros, pero si logramos ser conscientes de la humanidad del otro, sin duda es un gran paso al éxito”.  

Recomendado: ¿Cómo ahorrar en tiempos de crisis?

¿Cómo fortalecer nuestras emociones para contagiar de forma positiva a los colectivos? Gómez y su equipo señalan que, es ser ejemplo de sana convivencia, protestar es natural en los seres humanos, la forma es la que debemos trabajar, abrir espacios de diálogo y encuentros de interés que permitan soluciones y ganancia de las partes, comunicarnos de forma asertiva y afectiva, entendiendo que nuestras necesidades son tan importantes como las necesidades del otro, no tomar nada por hecho y conversar abiertamente sin herir, esto puede cambiar y mejorar las situaciones de tensión.

Cuatro tips importantes, que servirán en el camino:

  • Actuar de manera responsable, apropiándonos de nuestros propios comportamientos y cómo ello, nos han llevado a la situación que estoy viviendo; es decir, tener responsabilidad incondicional, no culpar a otros de nuestros infortunios, tenemos el poder de decidir, de ejercer nuestra autonomía.
  • Ser íntegros en nuestras acciones, es decir, tener claridad de nuestros valores, de qué nos diferencia de los demás, saber qué atenta contra nuestros principios y valores, saber que mi libertad termina cuando empieza la libertad del otro.
  • Comunicarse de forma auténtica, cocrear escenarios de confianza, de expresión y motivación para el éxito, ser agradecidos es muestra de humildad profunda, algo que hemos perdido a lo largo del tiempo, no creer que nuestras razones son más poderosas que las razones de los otros.
  • Solo hay ganancia cuando aseguramos una negociación constructiva, es decir, ambas partes ganan, estamos acostumbrados a que el significado de ganar es cuando el otro pierde y no es así, solo ganamos cuando ambas partes ganan.

Estos valores reflejan el poder de la humildad y cómo logramos ganar más que través de la imposición o violencia, no olvidemos que nuestros ideales y convicciones deben aportar al bien común preservando la esencia y espíritu que nos caracteriza como seres humanos.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias
- Publicidad -