Compra de vacunas Covid-19 por parte de privados, ¿qué riesgos hay?

Vacunación Covid-19. FOTO: Ministerio de Salud

Gracias a los canales de compra del Gobierno de Colombia con la farmaceuta Sinovac, las empresas privadas del país se disponen a comprar vacunas contra el Covid-19, inmunizaciones que servirán para proteger de la pandemia a sus empleados.

Los privados tienen la posibilidad de adquirir unas 2,5 millones de dosis del fármaco desarrollado por la empresa china para aplicar entre sus colaboradores. Se espera que en la mañana de este martes 22 de junio el Gobierno anuncie los protocolos y condiciones que deben cumplir las empresas privadas para proceder con la compra.

Este proceso comenzó el pasado 21 de abril cuando fue publicada la Resolución 507 de 2021 del Ministerio de Salud que autoriza la compra de vacunas contra el Covid-19 por parte de empresas privadas.

Desde el 15 de junio los privados recibieron el aval para empezar a vacunar a sus colaboradores, siguiendo los protocolos dispuestos por el Gobierno Nacional.

El valor de una dosis de la vacuna Sinovac en el mercado secundario (de comercialización) está en alrededor de US$20, monto al que se debe sumar el valor de la aplicación del fármaco, que alcanza los US$35, si se tienen en cuenta la logística y los insumos necesarios para ese fin, de acuerdo con datos entregados por Aon plc a Valora Analitik.

Fernando Cano, gerente Property & Marine Aon Colombia, explicó que, antes de efectuar la compra de vacunas los privados, además de revisar los procesos de importación, deben considerar los riesgos inherentes a la operación logística. Es decir: los procesos que deben implementar una vez reciben la vacuna por parte de los laboratorios.

“Para conocer los riesgos de los privados se debe hacer toda la trazabilidad hasta que se aplican las vacunas: transporte, almacenamiento, medidas de seguridad y salvaguarda, más aún con la situación que se presenta en Colombia por la seguridad en las carreteras del país”, consideró Cano.

Por ejemplo, revisar que no haya paros en las vías que obstaculicen el tránsito de las vacunas, y evaluar las condiciones de descargue final en el punto de vacunación.

Cano detalló que “en toda la operación logística a través Aon hemos desarrollado productos de todo riesgo de daños materiales amparando la vacuna cuando esté almacenada como mercancía y complementándola con las pólizas de transporte de mercancías”.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, las únicas vacunas que podrán ser importadas al país serán aquellas que cuenten con la autorización de uso de emergencia por parte del Invima. No obstante, importantes empresas como Pfizer han cerrado la puerta a negociar con las organizaciones, para enfocar sus esfuerzos en los acuerdos con los gobiernos.

Germán Escobar, jefe de Gabinete del Ministerio de Salud, consideró que las vacunas “deben tener permiso por parte de estas casas farmacéuticas para que un tercero o un importador pueda traerlas a Colombia, ya que son ellas las que deciden quién será su importador y el Invima revisa si este cumple con los requisitos para realizar este proceso”.

Los privados deben también asumir los costos de las vacunas y de su importación y responder por las condiciones negociadas con el titular de las compañías farmacéuticas autorizadas.

Es importante considerar que las empresas son responsables del debido almacenamiento de los biológicos, total adherencia del esquema de farmacovigilancia y el diligenciamiento de las personas a quienes se vacune en la plataforma dispuesta por el Gobierno Nacional Paiweb.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias