Unión Europea ratifica apoyo a impuesto global y aplaza tasa digital

FOTO: Twitter @vonderleyen

La Unión Europea, a través de la Comisión Europea, ratificó su apoyo a la implementación de un impuesto global a las multinacionales de al menos el 15 %. Para confirmar su compromiso con ese gravamen, el bloque indicó que aplazará la implementación de la tasa a las empresas digitales, con el fin de que esta se conecte con el canon internacional.

La implementación de un impuesto global está siendo liderada por la secretaria de Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, quien había criticado al grupo de los 27 por mantener la implementación de la tasa digital, en un escenario en el que comunidad global ya había emprendido la senda para trazar una contribución mundial para las grandes empresas.

Yellen se reunió con la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von de Leyen, para discutir ese gravamen y otros asuntos en la agenda multilateral, como las acciones climáticas y la recuperación económica.

Tras el encuentro anunciaron que la tasa digital estará congelada hasta que se ratifique la implementación del impuesto global, que terminaría su trámite en octubre de este año y que trazará nuevas tasas para todos los conglomerados multinacionales que generen más de 750 millones de euros en ingresos financieros combinados.

Los ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales de los países del Grupo de los 20 (G20) también ratificaron este lunes su respaldo a la iniciativa. En principio, 130 países firmaron su respaldo a esa iniciativa, a través de la Ocde, y otros más como Perú, que no se habían pronunciado sobre el tema, también se sumaron al proyecto.

Si la voluntad política continúa, quedan pocos meses para trazar una reforma completa al sistema internacional de impuestos corporativos, tasas que comenzarían a aplicarse en 2022, según los cálculos de la secretaria de Tesoro.

Paolo Gentiloni, comisario de la Unión Europea para asuntos económicos, apuntó que “esta es una victoria para la equidad fiscal, la justicia social y el sistema multilateral. Pero nuestro trabajo no ha terminado. Tenemos hasta octubre para finalizar este acuerdo”.

Con ese panorama, por ahora, el canon a las empresas digitales de la Unión Europea queda suspendido, propuesta que había surgido bajo la premisa de que las plataformas de internet, si bien no tienen sede en todos los países de la comunidad, sí cuentan con operaciones que generan importantes ganancias.

Precisamente, el impuesto global busca adaptar las reglas internacionales de tasas sobre ganancias corporativas, considerando que las compañías pueden hacer negocios sin una presencia física. Por eso, desde 2022 parte de los beneficios excedentes de las multinacionales más grandes y rentables se redistribuiría a las jurisdicciones del mercado donde se encuentran sus consumidores o usuarios.

Compartir:

Convierta a ValoraAnalitik en su fuente de noticias